«Anything can happen and it probably will» directorio 
Una breve historia del Universo (Dreamers)

Artículos de la redacción Dreamers

El logo del Sneeze Gang 

El primer logo de Dreamers 

Logo actual 

Uno de los primeros dreamys, de Jorge Santamaría 

Mr & Mrs Dreamy de Paco Diaz 

El histórico Dreamy Adlo! del Stand Up, de Roger Bonet 


Bueno, por una vez y sin que sirva de precedente, me voy a poner nostálgico y también un poco egocéntrico, ya que estamos, y me voy a enrollar como hago pocas veces, ea...

imagen de Una breve historia del Universo (Dreamers)

La prehistoria.
Para comprender bien como se gestó dreamers hay que remontarse muy atrás, hasta aproximadamente 1986 u 87, época en la que yo como un lector de comics cualquiera (un poco obsesivo, eso sí, llegué a seguir absolutamente todo lo que salía en el kiosco, por más malo que fuera), todo adolescente y algo patético, por supuesto, decidí escribir una carta a un correo de los lectores de la (hace milenios desaparecida) colección Question de la fenecida editorial Zinco.Añadir Anotación
Para que os hagáis una idea aquellos que siempre habéis vivido con Internet, en aquel entonces el correo de los lectores de las colecciones de cómics era el único medio que tenía mucha gente en España de comunicarse con otros comiqueros, ya que no había nada parecido a foros, blogs, mls, chats, emails, etc, así que cuando en los ochenta las editoriales comenzaron a publicar correos de los lectores (de los cuales muchos confesaron después que al principio se inventaban la mitad de las cartas), esto supuso una pequeña revolución en el mundo comiquero como después, a una escala mil millones de veces mayor, supondría Internet y tal. Pues bien, aquella carta generó una pequeña polémica, que no recordaré para no aumentar mi egocentrismo de este texto en exceso, que digo yo que era pequeña porque comparada con las polémicas de los foros de hoy en día era una minucia, pero en realidad en aquellos tiempos que veías las reacciones de la gente de un mes para otro, fue un pequeño terremoto… total que como parte de aquella carta comentaba que si alguien quería escribirme (recordad que estamos hablando de aquellos tiempos del papel y el boli, de correo leeeento y eso), para charlar sobre comics, pos que me escribiera o me llamara por teléfono. Y he aquí cuando hago una de esas confesiones de las que probablemente me arrepienta, y es que me llamó gente, me escribió gente, nunca pensé que fuera a ser tanta peña, y, sinceramente, cuando te pones a hablar con un completo desconocido del que solo sabes que le gustan los cómics, y siendo yo alguien bastante tímido en realidad en aquel entonces, o más bien que no suelo hablar de tonterías porque me aburre –elige cualquier opción-, pues resultaba que me quedaba sin conversación bastante rápido, así que, como quien se casa con su novia por no saber de qué hablar con ella, a falta de conversación decidí decirle a la gente que estaba haciendo un fanzine y que admitía todo tipo de colaboraciones, y así se prolongaba la conversación =). El gusanillo de la escritura me picó bastante y así monté el fanzine, con las colaboraciones de gente que había llamado o escrito, y con el apoyo de otra gente que hacía fanzines por aquél entonces, de los cuales el 99% de vosotros no habreis oido hablar ni en sueños, pero que por honor de la posteridad comentaré antes de que me haga viejo y nadie los recuerde. Me acuerdo especialmente de un chico llamado Anibal que hacía el fanzine Who, creo… mierda seguro que me equivoco y en el próximo salón un erudito de estos que hay por ahí empieza a corregirme como en la escuela… leches…, con este chico decidímos cual sería el nombre del fanzine. Mierda, y ahora toca otra de esas confesiones peligrosas… ¿cómo se me ocurrió un nombre así de raro? Sinceramente, entre Anibal y yo hicimos una lista de palabras rimbombantes y altisonantes que eran chulas y que podrían tener gracia, un montón de palabras raras, la mayoría en inglés, y de esa lista yo decidí la combinación perfecta que me llevaría a la gloria: Sneeze Gang. ¿La Pandilla del Estornudo? En fin, siempre he tenido una alergia bastante fuerte que me ha hecho estornudar en todo tipo de lugares y estaciones, y pareció adecuado, era gracioso, y lo más importante: no había güevos de pronunciarlo =)Añadir Anotación
Y así nacio el Sneeze Gang, un montón de folios doblados con artículos sobre los cómics de la época, algunas novedades y cosas así. La verdad, hacer un fanzine es algo genial, creativo a tope y completamente adictivo, os lo recomiendo (y mucho más entretenido que hacer webs, por cierto). Aunque al principio estaba solo, pronto se me unieron articulistas diversos y colaboradores varios, incluyendo entre ellos al ahora famoso Pedro Angosto (si no lo conoces tampoco es raro, no te preocupes), que hacía su fanzine "Secret Crisis", y que curiosamente estaba enfadado con Anibal por alguna cuestión. Todo eso eran colaboraciones por correo y demás, importantes pero no esenciales para que el fanzine cuajara bien. Y entonces alrededor del número 4 del fanzine conocí al que sería el definitivo impulsor del Sneeze Gang, Guillermo Narbona, que me puso las pilas y dinamizó la revistilla un montón, mejoramos maquetación y definimos contenidos a tope.Añadir Anotación
¿Qué había en uno de nuestros fanzines de entonces? Atentos: artículos de fondo, largos, noticias de lo último que había salido, sección de correo del lector, y algo que no suelen llevar mucho este tipo de fanzines: ilustraciones de autores nóveles y comics de una página o así, todo lo cual en perspectiva es en general un esquema bastante similar al que hay ahora en dreamers, es curioso. Entre los grandes logros que conseguimos con el Sneeze Gang están el ser el primer fanzine que se publicó en formato americano, con las tapas ligeramente más duras que el resto, y con portadas a dos colores, todo esto a base de fotocopias, que tiene mandanga, y en base a recortar tiras de texto y ponerlas como podíamos (recordad que no había ni ordenadores apenas), y en el hueco que sobraba un colega nos hacía un chistecito. El colega de los dibujitos era el “ahora-famoso-aunque-si-no-lo-conoces-tampoco-te-extrañe” autor, editor, manager, etc, El Torres. Junto con el dibujante Tomás Camarena, que después se dedicó al diseño, los cuatro nos dedicábamos a montar el fanzine en plan artesanal y nos lo pasábamos pipa, la verdad. Por supuesto, todo esto a una escala ciertamente diminuta, por no decir que os va a parecer patética, porque nuestra mayor tirada fue de 125 ejemplares =) Pero bueno, conseguimos cierta familla, hasta que incluso el kiosco donde compraba yo eso de “todo lo que salga” se puso el nombre del fanzine y todo, como homenaje, y aún lo tiene.Añadir Anotación
Joder me enrollo que da gusto… =)
Bueno, el Sneeze Gang fue un gustazo, y acabó en el número 10, debido principalmente a que yo me fui a Granada a estudiar Físicas y no podíamos coordinarnos bien a distancia. Lo cierto es que al final parecía una cosa bastante profesional y todo. Eso fue en 1989. Durante mi estancia en Granada hice el fanzine “Bronze” con Pedro Angosto, sobre todo en la parte de maquetación, aunque la verdad es que era más un producto de Pedro que mío.Añadir Anotación

La Génesis
En el 94 volví a Málaga después de acabar la carrera, un poco harto de estudiar, todo sea dicho, y retomé el contacto con el amigo Guillermo, que ahora andaba haciendo otro fanzine que era casi un panfleto, llamado Ciudad B, con historias de ciencia-ficción y tal, algo muy curioso, y mientras lo hacíamos surgió el tema de crear un web. Yo había hecho un curso de diseño gráfico, porque como físico no encontraba trabajo ni a tiros y recordaba con cariño mis tiempos de fanzinero, y un amigo me insistió en que tenía que comprarle su modem de 9,600, que eso era “el futuro”, yo sin mucho convencimiento lo pillé y me conecté a algo llamado “infovía” (no, no era Internet) y monté alguna página suelta. Muy curioso el invento, aunque hasta que no me logré conectar a Internet de verdad no me di cuenta de qué iba todo aquello. Así que cuando Guillermo sugerió lo de montar un web, yo ya tenía alguna experiencia (aún andan por ahí en Internet aquellas páginas). Ibamos a montar algo muy muy serio, sobre el mundo del ocio y tal y cual, con contenidos de rol, comic, cine, música, etc, etc, y todo en plan muy profesional, con otro colega de Guillermo especialista en miniaturas y warhammer. Tan profesional era la cosa que no llegó a ningún lado, así que en vez de tanta profesionalidad, le dije a Guillermo que mejor montábamos algo de aficionados, que es lo que somos, y nos divertimos haciéndolo que es lo suyo. Y montamos Dreamers.Añadir Anotación
El nombre surgió de nuevo de una lista, pero esta vez no eran nombre cogidos al azar de un diccionario de inglés, sino cosas que queríamos plasmar en el sitio, conceptos interesantes y tal. Desde el principio en la lista estaba el nombre de “dreamers”, principalmente por mi cariño (en realidad es obsesión) por Sandman y su mundo, y también porque era algo que nos representaba bastante bien, soñadores intentando crear algo nuevo con lo que los fans puedan comunicarse. El problema es que lo veíamos demasiado bonito como para poder coger ese nombre, y en 1996 el nombre de dreamers.com parecía estar ya cogido, o eso o no sabíamos bien como pillarlo, el caso es que sin hacer caso a nuestro sentido común y quizás también porque no importaban otras consideraciones, llamamos al proyecto “dreamers” y lo alojamos en un subdominio de arrakis.es, o sea, dreamers.arrakis.es Eso era 1996. Dreamers era entonces cuatro páginas enlazadas así como podía, donde publicamos un comic on-line guionizado por Guillermo y con dibujos de Daniel Duran, que fue el que diseñó a la mascota del sitio, Mr Dreamy y donde pusimos noticias americanas, en plan lo que hacíamos con el Sneeze Gang, y algunas secciones medio interactivas.Añadir Anotación

Esto sube como la espuma.
Se me ocurrió coger un libro de visitas típico y cambiarle el nombre, solo el nombre la verdad, para montar un foro, y a Guillermo se le ocurrió el nombre (¡que inspirao estabas, vieo!) … “Comic a Gritos”. Acertamos totalmente. No había nada en Internet que se pareciera a eso, un sitio donde charlar con los comiqueros y centralizar las conversaciones. Y eso lanzó a dreamers a lo que es hoy. Le pusimos mucho cariño, eso también, y mucho trabajo. Al poco de crear dreamers yo me fui a Madrid a trabajar como diseñador gráfico del web de Banesto, y eso impulsó dreamers aún más. Nada, hoy es que me ha dado por sincerarme y acabaré cagándola, seguro… No es que me escaqueara del trabajo, es que no había demasiado, los encargos los sacaba mucho más rápido de las ideas que se les ocurrian a los jefes (hice hasta mundos en 3D en el 97, así que imagínate) y me quedaba mucho tiempo libre, así que nada, a hacer dreamers desde el trabajo. Este mismo trabajo fue el que obligó a Guillermo a acabar dejando el proyecto al cabo del tiempo. Un día cualquiera, por pasar el rato, probé a ver si estaba libre dreamers.com … coño y lo estaba. La verdad, no se si es que alguien dejó el sitio, o que nunca se había pillado antes, pero tuve una suerte que-te-cagas. El siguiente reto fue dar alojamiento gratuito a todo el que tuviera que decir algo sobre el comic,y cuando conseguí un sistema capaz de hacerlo fue un gran salto “evolutivo”, logramos centrar no solo las conversaciones de la peña, sino también todo lo demás. Un gustazo, durante mucho tiempo no había que salirse de dreamers para visitar todo lo que había sobre cómics en español de Internet. Esto hizo que al contrario que en otras temáticas, en el terreno del cómic se produjera un “feed-back” muy fuerte en España. O sea, todos los comiqueros sabían donde encontrar las referencias y a otros fans, todo el mundo sabía donde pillar la información de sus series favoritas, o como dar una publicidad muy efectiva a sus creaciones, y esto a su vez hizo que creciera todo: dreamers, nuestras aficiones, el propio valor de los cómics como medio, etc. Los grandes editores reaccionaron como grandes dinosaurios y no se dieron cuenta del potencial que había ahí hasta que fue demasiado tarde, y muchos ni siquiera se han dado cuenta todavía, y esto creo que es un gran factor que ha favorecido el crecimiento del comic independiente hasta el nivel que vemos ahora y con la variedad que vemos ahora.Añadir Anotación

Ese monstruo que va y tropieza… y tropieza… y tropieza…
Desde su creación Dreamers ha demostrado una fortaleza que ni yo veía normal. Primero con su crecimiento a lo bestia, absorbiendo todas las ideas que llegaban a Internet, ayudando y alojando webs, galerías, comics on-line, foros, comunidades … lo que hiciera falta. Pero sobre todo por esos castañazos que se pega de vez en cuando, algunos ya históricos, y de los que siempre se levanta con más fuerza que antes. No se cómo lo hace el tio, la verdad. =)Añadir Anotación
Primero estábamos creciendo en un servidor pequeñito, y tanto éxito llevó a la compañía que nos alojaba a echarnos de repente de un día para otro, sin avisar ni nada y sin apenas dar excusas. Todavía hay por ahí un título aleatorio al respecto sobre “Communitech” (¡que monstruos los tios!).Añadir Anotación
Después recibimos un montón de pasta de eresmas para hacer crecer el sitio, montamos oficina y todo, y cuando estamos cogiendo carrerilla… ¡bam! El Crack de Internet, adiós financiación, adiós oficina, bienvenido a la cola del paro. Pero dreamers ni se inmutó, siguió siendo el primero el muy ladino.Añadir Anotación
Después estamos tan tranquilitos, y ¡crack! Revienta el servidor que nos alojaba y perdemos un montón de información. Pero nada: Dreamers Reloaded y a seguir pa’lante.
Y por último nos meten un puro en un juicio y hay que pagar una pasta que-te-cagas, pero nada, dreamers se crece cada vez más, blogs por todas partes, la tienda crece aún más… a este no hay quien le pare =)

The next step
Dreamers ha demostrado en diez años de vida, que se dice pronto, que no hay quien lo tumbe, pero no es por algo que se haya programado en un web, ni por una cuestión empresarial ni nada. Es por la gente que mantiene vivo este sitio. Esto es una comunidad por la gente que la forma, no por los bits que encajan de cierta manera en un ordenador, y a esta gente, los “frikis” que flipamos con los cómics y las creaciones salidas de la imaginación, no hay quien nos pare. Esta es la principal fuerza de dreamers y por lo que ha demostrado ser más que un web y ha acabado siendo lo más poderoso que se pueda crear: una idea, y encima con un sustento sólido.Añadir Anotación
Mientras dreamers siga siendo esta idea, tenemos web para otros diez años más… y lo que haga falta. Y sólo los integrantes de esta comunidad saben qué querrán hacer de ella en el futuro, porque son ellos los que la construyen cada dia.Añadir Anotación

Nacho, 17 de Octubre de 2006
visitantes
Buscar productos relacionados con Una breve historia del Universo (Dreamers)


© Copyright DREAMERS NETWORKS SL. Responsabilidades y Condiciones de Uso en el Universo Dreamers ®