«Anything can happen and it probably will» directorio 
DIVAGACIONES.COM
volver a EN LA HORA MÁS OSCURA
Divagaciones de
Vitto Corleone
LINKS
Blog de Julio Nieto
Blog con otros proyectos del dibujante de este comic
Galeria de Julio Nieto
Galeria del dibujante donde podrás encontrar cientos de magníficas ilustraciones
MCNOLO
Otro amiguete que muy de vez en cuando le da por dibujar alguna cosilla
 


XML RSS
volver a EN LA HORA MÁS OSCURA
     Proyecto de cómic de fantasía 
CIUDAD ESTADO DE ALTAMIRANO
Si tenemos en mente el término Ciudad-Estado, damos por sentado que a priori es totalmente inaplicable a Altamirano. Inaplicable porque Altamirano no es una ciudad convencional es más bien un gigantesco barco-ciudad.

La historia de cómo llegó esta enorme ciudad flotante a las costas que ahora llevan su nombre es cuanto menos curiosa. La Guerra Antigua había finalizado hacía un par de siglos y en el continente se estaba comenzando el arduo periodo de reconstrucción. En aquellos oscuros días, la hambruna y las enfermedades campaban aún a sus anchas asolando la tierra y cebándose en los pocos supervivientes que día a día intentaban salir adelante. Lo que hoy en día se conoce como Bahía de Altamirano, estaba por aquel entonces habitada por unos pocos y dispersos grupos que sobrevivían gracias a la pesca y a unos pocos animales domésticos que habían podido salvar.

Tras una gran tormenta que duró varios días, la sorpresa de los primitivos habitantes de la bahía fue mayúscula cuando alcanzaron a ver la enorme estructura encallada en las rocas. Parecía encontrarse seriamente dañada y con enorme riesgo de hundirse.

Sin perder tiempo, una delegación de negociadores de Altamirano desembarco en tierra firme. Tras un par de intentos infructuosos, los negociadores consiguieron lo que andaban buscando: Madera con la que acometer las reparaciones. El éxito se consiguió mediante la transacción comercial más simple: El trueque.
No hicieron falta ni sedas, oro, joyas o especias exóticas. Aquella pobre gente tomó la comida, el agua, las medicinas y un puñado de semillas como si fuesen auténticos regalos de los Dioses.

Bajo la supervisión de los maestros del gremio de carpinteros, los habitantes de la bahía comenzaron a trabajar en el proceso de talar los árboles y preparar los troncos para su transporte hasta la costa donde serían convertidos en tablones y demás piezas para la reparación. Para acelerar el proceso se construyó un asentamiento mucho más cerca de los bosques al que se llamó Kern. Desde allí los troncos cortados eran transportados al río Tyderion desde donde se dejaban flotar hacia la bahía donde eran recuperados. La marisma que existía por aquel entonces era pequeña en comparación con la actualidad así que se aprovechó la escasa profundidad del lecho del río para construir una presa provisional donde detener los troncos hasta que estos pudiesen ser llevados a las serrerías. Esta construcción fue la responsable de que la extensión de la marisma fuese aumentando hasta alcanzar las dimensiones que tiene hoy en día.

Las reparaciones se demoraron por espacio de un año ya que no se disponía ni del personal adecuado para acometer semejante obra ni tampoco de las instalaciones que hubiesen sido necesarias. Tras finalizar los trabajos los dirigentes de Altamirano se reunieron para tomar una decisión.

La tierra de la que venían estaba constantemente sacudida por guerras y otros desastres, además la competencia de otras ciudades flotantes y el aumento de la piratería habían disminuido drásticamente los beneficios. A pesar de encontrarse en un estado de escaso desarrollo aquellas nuevas tierras, a las que las fortunas había querido traerles, estaban llenas de recursos y oportunidades de negocio y de miles de clientes potenciales. No les costaría establecerse como la principal suministradora comercial. Además, ¿quién mejor que ellos que conocían y dominaban el arte del comercio desde hace siglos?.

La colosal estructura que conforma la ciudad-flotante mide cientos de metros de eslora y otros tantos de manga y al menos un centenar de metros de altura desde la quilla hasta la punta del mástil central, el más alto de los tres de los que dispone el buque.

Sin embargo con el transcurso de los siglos, Altamirano ha perdido su capacidad de navegar. La ampliación desenfrenada que ha sufrido la ciudad la ha llevado a crecer más de lo que sería recomendable. Los propios mástiles están ahora cubiertos de niveles que trepan sin control desde la cubierta hasta las cotas más altas de la obra viva.

El esquema arquitectónico de la ciudad a pesar de ser tan caótico divide claramente la superficie de la ciudad en niveles. Estos niveles están distribuidos de acuerdo con la posición y categoría social de sus habitantes.

La mayoría de los habitantes, es decir el pueblo llano de condición más humilde, viven distribuidos en los niveles inferiores. Los artesanos y burgueses en los niveles centrales y la realeza y los comerciantes más adinerados en los niveles superiores.

Caminar por Altamirano es hacerlo por un complejo laberinto de escaleras colgantes, puentes y desniveles. Cuando uno la ve por primera vez su primer pensamiento es que está en el interior de una enorme colmena.

A causa de su particular naturaleza y de la antigüedad de su estructura ( recordemos que la ciudad flotante tiene al menos 400 años de antigüedad ), Altamirano parece estar siempre en reparación. Un ejercito de trabajadores, ingenieros, carpinteros e incluso algún que otro aeromante se encargan de que la vieja ciudad continúe flotando al menos un día más .

Con el paso del tiempo, miles de habitantes del continente han hecho de Altamirano su hogar. Sin embargo, entre la clase alta aún se conservan los rasgos característicos de los pobladores originales: Cabello oscuro y barbillas y nariz ligeramente afiladas. Tez blanca, cejas estrechas y mirada inquisitiva.

Altamirano tiene tratados comerciales con todas las Ciudades-Estado importantes. Los únicos que parecen por el momento resistírseles son los misteriosos habitantes de Draxar. Aunque ya se encuentren tratando con ellos de manera indirecta gracias a su tratado comercial con Adalya.

Altamirano no dispone de un ejército regular muy numeroso, sin embargo su dinero y sus innumerables tratados con otras Ciudades-Estado les garantiza tener a su disposición tropas enviadas por un aliado o a los mejores mercenarios que se pueda contratar.
A pesar de esto la ciudad flotante no está del todo indefensa. Altamirano dispone de dos armas cuyo conocimiento ha mantenido en secreto para salvaguardar su ventaja estratégica. Por un lado el ejercito de la ciudad dispone de varias unidades de ballesteros de élite, arma totalmente desconocida en el continente y que supera en alcance y precisión a cualquier arco. La segunda arma estratégica es “el polvo de fuego” descubierto de casualidad por un grupo de alquimistas que buscaban un método para convertir metales innobles en oro macizo. Este polvo altamente inflamable es capaz de desplazar una enorme bola de hierro cientos de metros y con gran estruendo si es disparada desde el interior de unos enormes tubos de hierro o acero que estén huecos y sean alargados.



Enviar comentario a esta divagación
divagación anterior
CIUDAD ESTADO DE AKRON
 
visitantes
Volver a EN LA HORA MÁS OSCURA

Las divagaciones enviadas por los ciudadanos dreamers son de "libre expresión", no expresan necesariamente las opiniones de dreamers.com, y están sujetos a las mismas reglas que los mensajes en los foros, especificadas en "© Copyright, responsabilidades y condiciones de uso en dreamers.com y el Universo Dreamers ®".
Si estás interesado en participar con tus divagaciones y crearte tu propio blog puedes hacerlo desde Ciudadanos Dreamers.