«Anything can happen and it probably will» directorio 
DIVAGACIONES.COM
volver a AT VISIONS
Divagaciones de
Dr. Banner
Links
ACTION TALES
La página de los fan-fictions
Marvel Age
Foro del universo Marvel
Difícil de recordar, imposible de olvidar
Blog de un buen colega y amigo
El Rito de Chud
Blog donde cuento mis paranoias más personales
Desperate Housefriki Lost in the West Wing
Blog de un typical filth y spaniard
Marveltopia
La distinguida competencia
El libro de visitas de AT
Foro para hablar sobre nuestros fan-fictions
The Worlds
Página de fan-fictions amiga
Julio Nieto Art
Un excelente artista, colaborador de AT
Sigmund Nemo
Web de Sigmund, portadista de AT
 


XML RSS
volver a AT VISIONS
Blog de ACTION TALES 

Blog dedicado a noticias, entrevistas, reseñas, previews y demás cosas, todo relacionado con Action Tales.

Breve relato de Green Lantern

Green Lantern #4,5

Alternativo: Interludio

por Jerónimo Thompson

     La cabeza rasurada del Green Lantern estaba perlada con diminutas gotas de sudor lechoso que caían libremente sobre su rostro ceniciento.
     Con unos grandes ojos alienígenas que le permitían captar desde las emisiones infrarrojas hasta el ultravioleta lejano, escrutó nervioso el estrecho callejón por el que avanzaba ligeramente encorvado.
Había perdido ya la noción del tiempo que llevaba huyendo –¿una hora?, dos quizá-, perseguido por una muerte segura.
     ¿Cómo podían haber cambiado tanto las cosas en tan poco tiempo?, pensó. Hasta aquella misma mañana, los Green Lantern Corps controlaban sin dificultad el vencido Apokolips. Darkseid había sido trasladado a Oa sólo unas horas antes para ser juzgado, y los quinientos miembros del cuerpo que habían permanecido en el planeta tras la dura batalla, vigilaban sin problemas el ejército de Parademonios hasta que los Guardianes del Universo decidieran qué hacer con ellos.
     Y sin embargo, ahora...
     El Green Lantern se paró en seco, arrimándose a una de las paredes del callejón, con la esperanza de quedar oculto en sus sombras. Una masa de desechos acumulada a unos metros por delante del lugar donde se encontraba, se había movido ligeramente por un instante. Tan inmóvil como se lo permitían sus doloridos músculos en tensión, podía sentir el bombeo de linfa impulsada por sus dos corazones.
     Otra vez ese leve movimiento.
No había duda: alguien se escondía detrás de los desperdicios. ¿Quizá alguno de aquellos sucios traidores de Apokolips? No lo creía: si hubiera caído en una emboscada, probablemente ya estaría muerto.
¿Podría ser otro Green Lantern?
     Entonces vio una pequeña cabeza peluda, perfectamente visible con sus formidables órganos visuales.
     Reconociendo a la figura escondida, se atrevió a levantar su voz en lo que no fue más que un susurro:
     -Eres un Green Lantern, ¿verdad?- dijo en el lenguaje común de los Corps.
     El pequeño individuo, cubierto de pelo oscuro por toda su cabeza y rostro, se echó bruscamente hacia atrás, dispuesto a correr hacia el extremo contrario del callejón.
     -¡No huyas, por favor! –exclamó sin abandonar su tono surrante. –Yo también soy un Green Lantern-.
     -¿Sí? –preguntó el otro con desconfianza, aunque se había detenido a unos pasos.
     -Me llamo Dit, del sector 41. ¿Y tú?-.
     -Soy Meleandur, del 799- contestó aún con reserva. -¿Cómo has conseguido escapar?-.
     Dit alzó ligeramente sus hombros puntiagudos.
     -Como tú, supongo: corriendo todo lo que pude-.
     -Sí...- suspiró Meleandur contemplando el anillo que llevaba en uno de los tres dedos de su enguantada mano izquierda. –Sin el poder de nuestros anillos no somos gran cosa, ¿verdad?-.
     -No digas eso- le recriminó el otro. –Los Guardianes sólo han elegido a los mejores para vestir este uniforme. El problema es que no estábamos preparados: todo ha ocurrido tan rápido...-.
     -Los Parademonios se abalanzaron sobre mi grupo en cuanto se dieron cuenta de que se desvanecía su prisión esmeralda –recordó Meleandur. -Están bien entrenados esos bastardos...-.
     -Sí, no han necesitado ningún tipo de arma para acabar con nosotros: sólo sus manos... y dientes- añadió Dit sintiendo un ligero escalofrío al recordar los acontecimientos de la última hora.
     Por unos instantes, ambos permanecieron callados, escuchando los gritos distantes que podían escucharse por todo el suburbio. No parecía que ningún Parademonio se encontrase cerca.
     Dit miró fijamente su anillo de poder antes de seguir hablando:
     -¿Sabes cómo ha podido pasar?-.
     -No... Pero hace unos minutos que me crucé con otro compañero que había intentado comunicarse con Oa mediante un sistema emisor/receptor convencional: no consiguió recibir ninguna respuesta. Parece que los Guardianes nos han abandonado...-.
     -¡No! –exclamó Dit con firmeza obstinada. –Tiene que haber una buena explicación detrás de esto. Quizá Oa está siendo atacada por alguno de nuestros enemigos y han conseguido dañar la Batería Central. Eso explicaría que todos nuestros anillos perdieran su poder al mismo tiempo-.
     -No lo sé... Ya no sé nada...- concluyó Meleandur hundiendo su rostro peludo entre sus manos.
     Antes de que Dit pudiera acercase a su compañero Green Lantern, quizá para dirigirle algunas palabras de consuelo, sus alargados pabellones auditivos captaron un chasquido a su espalda.
     Rápidamente volvió su cabeza hacia ese lugar, sólo para encontrar en un extremo del callejón a tres Parademonios cubiertos de sangre ajena que le observaban con ojos exaltados.
     Al girar su mirada hacia el otro extremo, descubrió otros cuatro de ellos que avanzaban ya hacia su posición con los rostros crispados.
     -Meleandur...- murmuró Dit.
     El aludido Green Lantern levantó sus ojos hacia él, consciente del acercamiento de los Parademonios.
     -¡Por Oa!- exclamó irguiendo su pequeño cuerpo, tan largo era.
     -¡Por Oa!- respondió Dit corriendo hacia aquellas terribles bestias.

¿Quieres saber más sobre esta historia?
Corre entonces a leer el número 4 de la serie Green Lantern.

Jerónimo Thompson. Escritor de Green Lantern y Flash

Enviar comentario a esta divagación ocultar comentarios
ciudadano dreamers 5147
"Un egoista es una persona que piensa más en sí misma que en mí"
Imanol -- 19/12/2005:04:49.
80.38.231.145 |
Muy buen relato, espero que lo recuperes de alguna manera y se publique como complemento o así en Green Lantern.

-Saludos
ciudadano dreamers 5241
"Este grito se autodestruirá en quince segundos. Esta vez va en serio"
Jerónimo Thompson -- 19/12/2005:09:24.
150.214.116.137 |
Gracias Imanol.
Estoy viendo la posibilidad de recopilarlo quizá con algún otro relato de Green Lantern.
A ver qué se puede hacer.

Un saludo.
divagación anterior
Segundo vistazo a mi página de Youngblood
 
visitantes
Volver a AT VISIONS

Las divagaciones enviadas por los ciudadanos dreamers son de "libre expresión", no expresan necesariamente las opiniones de dreamers.com, y están sujetos a las mismas reglas que los mensajes en los foros, especificadas en "© Copyright, responsabilidades y condiciones de uso en dreamers.com y el Universo Dreamers ®".
Si estás interesado en participar con tus divagaciones y crearte tu propio blog puedes hacerlo desde Ciudadanos Dreamers.