«Anything can happen and it probably will» directorio 

Cuando no haya más sitio en la Tienda Especializada los frikis caminarán entre nosotros, y algunos de ellos crearán su propio blog.

Musicopatía

Vale, ya tengo una lista de los 500 temas que más me gustan, ahora a ir descartando...
Hace tiempo leí en una revista especializada en música rock una curiosa carta que había enviado una lectora a la sección de correo. Esta joven lanzaba una llamada de socorro y una reprimenda al mismo tiempo. En su misiva contaba las experiencias de sus relaciones con chicos aficionados a la música hard rock, heavy y variantes. Ella afirmaba no ser aficionada a este tipo de música, y se quejaba de que cuando salía con chicos que sí eran fans de esta en un momento u otro de la relación realizaban un ejercicio que ella había acabado por aborrecer. Se trataba nada más y nada menos que el hecho de grabarle, sin que ella en ningún momento lo pidiese, uno o varios CDs o cintas con temas de varios grupos, insistiendo en que ella los escuchara, que ya vería como le gustaría. Este gesto venía en un pack junto a frases como: "Ya verás qué baladas, las mejores canciones románticas son las heavys" o "Te he puesto temas suavecitos que seguro que te gustan".
La pobre chica estaba harta, porque no sólo tenía que soportar incontables peroratas de su pareja sobre sus grupos favoritos, sino que encima este intentaba inculcarle el placer de escuchar un buen riff de guitarra o un solo de batería demoledor. Y no, a ella no le gustaba, y con ese empeño todavía menos. Así acabó la carta recomendando a los aficionados a este tipo de música que no insistan en esto con sus respectivas novias, parejas, familiares, amigos y conocidos, pues lo único que conseguirán es irritarles.

Bien, yo lo he vuelto a hacer.

Soy aficionado a este estilo de música, y admito haberlo hecho más de una vez. Recuerdo cuando leí esta carta que me autoimpuse no volver a hacerlo, pero es algo superior a mí. No sé por qué, pero es casi inevitable, es superior a nosotros, como un acto reflejo.
He conocido a bastante gente aficionada a la música heavy, y debo admitir que esta chica tenía razón. La mayoría de nosotros acostumbramos a regalar o prestar CDs sin que uno los pida, ya sea álbumes concretos o un popurrí creado por nosotros mismos. Discos o temas que consideramos "imprescindibles" o "geniales". Pero la cosa no queda ahí. Estamos tan convencidos de que este disco le va a gustar a la persona a la que se lo hemos dado que en cuanto volvemos a verla, aunque sea sólo al día siguiente, lo primero que le preguntamos es: "¿Has escuchado ya el cede?¿Te ha gustado?", y sonreímos esperando una réplica de satisfacción. Esperando haber hecho feliz una vez más a una persona descubriéndole un sonido fantástico. Satisfechos por haber hecho un buen trabajo y preparados para la próxima vez.

Todo un rito digno de estudio por el National Geographic.

La verdad es que desde que leí la carta de esta chica no había vuelto a recaer, hasta ahora.
Mi hermano se está grabando unos discos variados para llevarlos en el coche, y en cuanto me he enterado de ellos he insistido en que le voy a grabar un CD con unos temas "que vas a flipar, ya verás". Mi hermano, con toda su confianza como es normal, me lo dejó claro: "Una mierda, los discos son para mi coche así es que yo me los haré con las canciones que me gusten". Entonces desperté, salí de mi posesión y me percaté de que lo había vuelto a hacer. Un grito resonó en mi cabeza, como el grito de Taylor al descubrir en la playa del Planeta de los Simios lo duro que puede ser el destino.

¿Tanto disfrutamos con la música que necesitamos encarecidamente que alguien más la escuche y la disfrute con nosotros? ¿Tenemos la necesidad de compartirla, de que otra persona nos confirme que es tan genial como creemos?

Complicidad, compañerismo, inseguridad, o simplemente ser el más plasta del lugar. No lo sé, pero ahí está. No lo podemos evitar, y hoy soy yo, mañana será otro, y pasado otro más; acechando a sus parejas y amigos con un CD a punto para desenfundar.

Vaya con cuidado, le podría pasar a usted...



Enviar comentario a esta divagación
divagación anterior
Tercer Asalto
 
visitantes
Volver a A FAN APART

Las divagaciones enviadas por los ciudadanos dreamers son de "libre expresión", no expresan necesariamente las opiniones de dreamers.com, y están sujetos a las mismas reglas que los mensajes en los foros, especificadas en "© Copyright, responsabilidades y condiciones de uso en dreamers.com y el Universo Dreamers ®".
Si estás interesado en participar con tus divagaciones y crearte tu propio blog puedes hacerlo desde Ciudadanos Dreamers.