«Anything can happen and it probably will» directorio 
volver a La Fortaleza de la Soledad
Confesiones de un DCFanático 

Bienvenido a mi morada: Soy DCFan, un aficionado a los cómics de DC y a la literatura de ciencia ficción y este es mi blog.

Bonelli, el triunfo del cómic popular en España

Tras leer en el blog de Rafael Marín una interesante reflexión sobre el cómic Dylan Dog, editado en España por Aleta Ediciones, he decidido en dejar en mi propia Fortaleza de la Soledad (pronto cumplirá un año de existencia) mi opinión sobre una de las mejores líneas editoriales de cómic popular que se publican en nuestro país.

Marvel o DC, pese a lo que quieran vendernos sus editores o muchos de sus lectores (entre los que me incluyo) no dejan de ser dos editoras norteamericanas dedicadas a publicar lo que en España se conoció durante muchos años en su equivalente literario como "Bolsilibros" o "novelas de a duro" que tan bien publicaron en su momento Bruguera o Editorial Valenciana.

¿Qué quiere decir esto? Pues nada más simple que, aunque dentro de sus páginas podamos ver auténticos clásicos del cómic, las intenciones de estos editores no deja de ser la de publicar "literatura barata" cuyo fin principal consiste en ofrecerle un entretenimiento barato a los lectores con historias generalmente de ciencia ficción de serie B (¿qué es si no un cómic de superhéroes?)poblada de héroes y villanos de opereta.

Aunque actualmente ambos editores continúan publicando buenos cómics, tanto Marvel como DC parecen haberse olvidado de qué es lo que publican realmente y junto a decisiones desafortunadas (como que la lectura de un cómic de 22 páginas no dure ni cuatro minutos, que se olviden del formato comic book para crear una historia y obligatoriamente cada aventura dure seis números para poder ser recopilada en lujosos tomos a la venta en librerías generales o sus continuas reinvenciones para que todo siga siendo igual que siempre, por mencionar algunas cosas) nos encontramos con que han querido "dignificar" tanto sus productos, trayendo guionistas procedentes del "cómic de autor" o usando otras tácticas, que han conseguido que muchos de sus cómics pequen de pretenciosidad y se olviden de lo que es lo importante en un cómic popular: Entretener al lector con un producto de cierta calidad que no pretende ser más de lo que realmente es.

Con un "cómic popular" casi inexistente en España (por desgracia los editores de cómics españoles no tienen la infraestructura ni el mercado suficiente para sacar productos de este tipo), el panorama de este género pintaba bastante mal hasta hace unos meses, cuando una pequeña editorial llamada Aleta Ediciones nos trajo a unos viejos conocidos de los lectores españoles: Dylan Dog, Martin Mystere y Nathan Never.

Todos estos cómics son producidos por la célebre factoría Bonelli y cada uno desde su género correspondiente (el terror, los misterios que tanto le gustan a los responsables de "Milenio3" o la ciencia ficción) nos brinda prácticamente lo mismo: Unos cómics sinceros tanto con sus autores como con los lectores que no engañan a nadie con falsas expectativas y que, gracias a su buen hacer, pueden llegar a hablar de tú a tú con otros cómics "más serios".

Cada cómic (mejor dicho, fumetti) de Bonelli se convierte en una suerte de novelita de bolsillo donde son publicadas en un efectivo blanco y negro historias autoconclusivas de cien páginas de extensión, que pueden convertirse en aventuras de doscientas páginas en el caso de Martin Mystere, cuya colección suele incluir aventuras de dos números de extensión.

Todo ello con el mérito de que cualquier lector puede comenzar a leerse cualquier cómic de cada serie sin problemas debido a que en Bonelli sus personajes no recurren al lastre de la, muchas veces innecesaria, continuidad de los eternos culebrones en que se han convertido las series de superhéroes y salvo referencias a personajes o aventuras pasadas, cada número termina siendo una unidad en sí misma, independiente del resto de cómics del personaje en cuestión.

Y sobre las aventuras incluidas en cada número, decir de ellas que, como mínimo, todas son entretenidas, están bien dibujadas y en algunos casos pueden llegar a sorprendernos por su indudable calidad.

A esta triada de "héroes clásicos de Bonelli" acaba de incorporarse en España Dampyr, un cómic de terror creado por dos artistas habituales de los cómics de Dylan Dog donde nos dan una nueva visión menos romántica del mito del vampiriso con historias protagonizadas por un cazavampiros nacido de la unión de un vampiro con una hembra humana que tiene la capacidad de matar a los vampiros con su propia sangre.

Sin duda, otro buen cómic de consumo que a los lectores nos deja con ganas de leer más títulos de Bonelli como su último bombazo, Julia, un cómic de misterio protagonizado por una detective que tiene el rostro de la inmortal protagonista de la película Desayuno con Diamantes.

Otro día prometo hablarles de otras líneas editoriales de cómic popular de Aleta Ediciones, por ahora, sirva esta divagación como ejemplo de lo que debe ser un buen cómic de consumo rápido.

Enviar Oye, eso que tú has dicho... a esta divagación
divagación anterior
Felíz Navidad
 
visitantes
Volver a La Fortaleza de la Soledad

Las divagaciones enviadas por los ciudadanos dreamers son de "libre expresión", no expresan necesariamente las opiniones de dreamers.com, y están sujetos a las mismas reglas que los mensajes en los foros, especificadas en "© Copyright, responsabilidades y condiciones de uso en dreamers.com y el Universo Dreamers ®".
Si estás interesado en participar con tus divagaciones y crearte tu propio blog puedes hacerlo desde Ciudadanos Dreamers.