«Anything can happen and it probably will» directorio 
volver a Wonder Blog-man
El Blog de Juan Luis Rincón 

El "Rincón" Frikigadita WonderWomanWhedonadicto.

Y la mejor serie...

Y si Green Lantern es mi cómic de superhéroes favorito, la serie de TV que actualmente más me gusta es Cómo conocí a vuestra madre. Serie a la que, reconozco, me picó por dos protagonistas, Alyson Hannigan (nuestra Willow en Buffy Cazavampiros) y Jason Segel, creador y protagonista de Loca por tí (esa que debería haberse llamado Olvidando a Sarah Marshall si en España los traductores tuvieran al menos 3 neuronas) y conjuntivítico en Lío Embarazoso (Knocked Up).
Neil Patrick Harris era el Médico Precoz y la verdad es que le tenía cierto prejuicio. Craso error. ES EL PUTO AMO DE LA SERIE.

Vamos, la veía sin esperanza alguna pues me esperaba una ñoñería o una estupidez a lo Friends (perdonen, pero siempre odié Friends, nunca le vi la gracia).

La historia empieza en el futuro donde Ted Mosby, nuestro protagonista, les va a contar a sus hijos cómo conoció a su madre... y qué mejor que empezar con el día donde él y sus amigos (la pareja formada por la pareja y compañeros de piso Lily y Marshall) y Barney Stinson conocieron por primera vez a la adorable Robin Scherbatsky y desde ese momento supo que sería la mujer de su vida.

Y desde el principio conectamos con todos y cada uno de los protagonistas. Ted pasional, reflexivo y demasiado buenazo. Marshall vive en el piso con su mejor amigo y su novia. Lily está como una cabra y Barney es un eterno solterón y rompecorazones que siempre quiere llevar a Ted a su terreno. Y durante todo el episodio vemos a Robin como la mujer perfecta: guapa, con un cuerpo perfecto, inteligente periodista y simpática.

Y cuando todo aparentaba ser la comedia típica con sus dosis de humor y su dosis de ñoñería, de manera magistral nos rompe la cara, nos devuelve al año 2030 y termina el primer episodio diciendo el prota a sus hijos que así conoció a su tía Robin ante la cara de sorpresa de sus hijos (y de todos nosotros)... perdón por romper la sorpresa.

Paso valiente porque durante toda la temporada vemos a Ted y a Robin como la pareja perfecta, destinados narrativamente a ser pareja pero que por una causa u otra nunca podrá ser así. Y claro, también sabemos que el día en que conozca a su mujer terminará la serie.

Y a medida que avanza, nos encariñamos con cada uno de los protagonistas, sus particulares virtudes y defectos, nos encontramos con momentos de romanticismo que saben romper siempre para no caer en la ñoñería asqueante, los temas de siempre, la moralina barata y siempre sabe dar el golpe de efecto en el momento oportuno para mostrarnos que la vida no es un argumento de una serie, que una simple palabra cambia un supuesto destino, que la vida es un camino que no controlas. Que tus planes y los planes de otros no tienen porqué coincidir y sí oponerse. Sin caer nunca ni en el pesimismo de House ni en los Mundos de Yupi. Sabiendo finalizar de manera perfecta para dejarnos al final de cada episodio con una sonrisa, una de carcajada, una lágrima de angustia, otra de felicidad y de mejor manera cada final de temporada para pedir más y más.

Desde Buffy Cazavampiros no había una serie que ansiara más ver el siguiente episodio y para alguien que considera las comedias románticas como mariconadas, el mérito es doble.

Enviar Pamplina a esta divagación
divagación anterior
El mejor tebeo de superhéroes...
 
visitantes
Volver a Wonder Blog-man

Las divagaciones enviadas por los ciudadanos dreamers son de "libre expresión", no expresan necesariamente las opiniones de dreamers.com, y están sujetos a las mismas reglas que los mensajes en los foros, especificadas en "© Copyright, responsabilidades y condiciones de uso en dreamers.com y el Universo Dreamers ®".
Si estás interesado en participar con tus divagaciones y crearte tu propio blog puedes hacerlo desde Ciudadanos Dreamers.