«Anything can happen and it probably will» directorio 
volver a Wonder Blog-man
El Blog de Juan Luis Rincón 
página 2 de 34

El "Rincón" Frikigadita WonderWomanWhedonadicto.

Red Sonja: Arqueros

Al contrario que Rafa Marín (a pesar de haber estado en la piel de la sosa tontaina de Mary Jane), Red Sonja es un personaje que me encanta. Me encanta esa estética setentera, ese traje-armadura-bikini que Esteban Maroto se sacó de la manga e incluso me gusta la historia de su origen y ese mito cuasierótico de mujer fatal inalcanzable.

Dicho lo cual, la mayoría de las historias de ella, la verdad, son bastante cutrecillas.

La Red Sonja que recreó Roy Thomas para adaptarla al Universo Conan de Marvel, es, como en el caso de Conan, personaje de otra editorial. Abandonó la casa de papá para ir a Dynamite Entertainment y esta pequeña editorial la trató como nunca lo hizo Marvel. No haciendo mejores o peores tebeos, me refiero, si no como la joya de la corona de su editorial.

Red Sonja Arqueros es el segundo tomo que está recopilando la colección USA Red Sonja: She-Devil With A Sword... y lo que habían publicado hasta ahora era simpático o realmente horrible como el crossover con Spiderman.

Sin embargo, este tomo me ha gustado bastante más, gracias a la labor de Michael Avon Oeming, acompañado de un digno Mel Rubi, que nos presenta a una niña a la que acaban de matar a sus padres y en la que Sonja se ve reflejada en su niñez, con el consiguiente uso de flashbacks y comparativas...

Pero no todo termina para Red Sonja como ella espera y además finaliza retorno de cierto personaje.

Un tebeo bien escrito y dignamente dibujado, que visto lo visto en estos tiempos, ya es algo.

Enviar Pamplina a esta divagación
 
Escobar
El otro día me compré Lo mejor de Escobar, autor de Zipi y Zape y que este año cumple (o cumpliría si viviera) 100 años.

Llevo comprado todos los ejemplares del Super Humor Clásico y la verdad es que el cabreo que me entó viendo página tras páginas escaneadas y reproducidas fue chico.

Molesta porque creo que se merecía un mejor homenaje, aunque siempre de ese "trío" -que no es trío, pero sí son el Top de los más exitosos- Bruguera, fue el que menos simpatía me produce tras el humor negro de Vázquez o Ibáñez con sus Mortadelo y Filemón, su Zipi y Zape nunca llegó a maravillarme.
También molesta porque creo que un comprador se merece una edición digna por el precio que cuestan los tebeos.

Pero recordé lo que decía hace poco en Cádiz Joan Navarro, editor de Glenat España. Joan se quejaba que el Gobierno, desde Cultura, no gastara ni un mísero céntimo en la restauración de cómics. Que como arte y patrimonio sería baratísimo, que con lo que cuesta la reparación de cualquier tapiz tendrían para restaurar cientos de obras que actualmente se encuentran en estado lamentable.

Es cierto que se le critica a Planeta y a Panini, sobre todo a la primera, que escanee sus tebeos y que por el mismo motivo no podemos perdonar a Ediciones B.

Pero sí es cierto que en los EEUU, con su forma de entender la vida, donde no quieren que el Estado se meta en nada, donde hasta los Museos son, en el mejor de los casos, medio públicos y privados, la restauración la llevan las mismas empresas que ganan un dineral a base de licencias, películas y de no pagar en la mayoría de los casos al autor por una reedición. Y qué coño, hay tantísimo material por publicar que uno no entiende bien a cuenta de qué deciden irse por lo que no tienen digitalizado.

En España este mismo papel de recuperación cae en unas editoriales que ya de por sí es difícil recoger lo sembrado. Y claro, hay casos como Glenat, que con el dinero ganado de los mangas restaura con mimo ese material permitiéndose éxitos como el que está cosechando con Purita Campos o Carlos Giménez o fracasos como seguramente fueron el Topolino de Alfons Figueras o Ángel Puigmiquel con El Ladrón de Pesadillas, con un riesgo enorme de pérdidas

O Ediciones B, que con esta edición, la reciente del TBO o Joyas Literalias Juveniles, cero riesgo, pero una presentación lastimosa.

Lo cierto es que de nuevo, el cómic es ninguneado por el Gobierno -éste y el anterior, éste y el que vendrá- y los que cocieron la olla de la que muchos comen hoy en día permanecen en el olvido, con páginas cada vez más amarillentas, carcomidas y destruidas por el paso del tiempo.

Enviar Pamplina a esta divagación
 
Meteoro

Al principio se hacían tebeos. Luego esos tebeos los leían los frikis. Los frikis escalaron en la sociedad y terminaron dibujando los tebeos que les gustaban antaño. El ascenso social ahora llega al mundo del cine. Porque uno realmente no termina de entender si no es por frikismo cómo pueden salir determinados productos a la calle.

Si el año pasado tuvimos nuestra ración friki con una adaptación de una serie espantosa llamada Transformers de la mano de Michael Bay, donde hacía un producto entretenidísimo con la unión de un actor de talento, el descubrimiento de la chica del momento, un guión como para cortarse las venas y unos efectos especiales alucinantes, este año los hermanos Wachowski nos traen Speed Racer, la adaptación del cómic y la serie de dibujos animados, pionera de la animación japonesa en España, llamada por estos lares Meteoro.

En su edición en DVD, soy uno de los "culpables" de su fracaso de taquilla, a diferencia del exitazo de Transformers del año pasado... y uno la verdad no se sorprende. En primer lugar Meteoro no es tan conocido como Transformers. Luego, dejémosnos de sentimentalismo, era realmente argumentalmente infumable. Más aún que Transformers...
Y tampoco sorprende porque los efectos especiales son de videojuegos. De hecho hay videojuegos mucho más realistas.

Tanto que es evidente que los hermanos Wachowski lo han hecho adrede para mostrarnos una adaptación visual lo más fiel a la original... tanto que a mí me funciona. Funciona si piensas que estas viendo un anime de carne y hueso. Funciona en el sentido que han exprimido el lenguaje cinematográfico para adoptarlo a una serie de dibujitos animados... que es Meteoro como podría haber sido Campeones o Los Caballeros del Zodíaco. Funciona a pesar de sus sobredosis de color, a pesar del guión previsible, a pesar que apenas se vea la acción y a pesar que el mono haga la mejor actuación de todo el reparto.

Que esa es otra, que en este mundo de lo fantástico excepcional, las escenas cómicas sean realizadas por un mono parece cosa del pleistoceno medio. Tanto que uno no sabe si es genialidad o es estupidez. Pero, reitero, funciona.

Funciona como experimento. Y como experimento debe ser valorado. Experimento friki de un chalado. O dos. Algo así como La Felicidad de los Katakuri llevada al cineanime. No puede medirse en los parámetros cinematográficos habituales porque no entra en la misma categoría que El Padrino o Ciudadano Kane.

Entra dentro de otra cosa.
¿Qué es? No sé. Si es bueno dentro de esa definición indefinida, menos. Pero cuando una película te deja en fuera de juego y no se limita a repetir esquemas y tópicos (me refiero a lo visual, no al guión, más simple que el mecanismo de un botijo) al menos no se merece el apaleamiento que ha recibido de crítica y público.

El tiempo dirá si es la mierda que ven la mayoría o la obra maestra que ven unos pocos. Yo desde luego he visto algo más raro que una jirafa con el cuello de Doraemon. Y no me ha disgustado la experiencia.

Enviar Pamplina a esta divagación
 
El cine de hoy en día

¿Qué es el cine?.
Es eso que te sientas en una sala oscura porque lo estrenan antes que en DVD y donde ves pasando los primeros 30 minutos de proyección cabezas de gente que no le tiene que importarle si está malgastando el excesivo dinero que cuesta una entrada.
Tienes una pareja al lado que va audiocomentando la película, anticipando cosas que van a ocurrir o directamente una chorrada.
Tres niñatos detrás tuyo pegándole patadas, un meón al final de tu fila y un cabezón delante.
Generalmente la sala o es muy fría o te asas y tiene el volumen muy alto, cosa que agradeces en ocasiones porque no escuchas a la pareja de al lado y otras veces lo detestas porque te revienta los tímpanos.
Recuerdo que cuando estaba en la facultad, todos los miércoles hacía sesión contínua. Terminaba las clases, me iba a Los Arcos y una detrás de otra.
500 pesetas servían para que pasara toda la tarde viendo grandes películas. Cuando llegaban los Oscars podía hasta hacer mis apuestas.
Hoy llegan los Oscars y generalmente sólo me suena una y por la nominación a mejores efectos de sonido.



Enviar Pamplina a esta divagación
 
El programa de cómic con Ángel Martín I

PATRI: ¿Que vas a comentar hoy en tu sección de cómic, enano?.
ANGEL: Secret War. El crossover del año de Marvel.
PATRI: ¿Y qué tienes que decir?.
ANGEL: Que es una putísima mierda.
PATRI: Y con eso termina la primera entrega del programa de Cómic de Ángel Martín.

Enviar Pamplina a esta divagación
 
Al amigo de antaño...

Decía una letra de Juan Carlos Aragón para su merecido primer premio por Araka la Kana lo siguiente:

------------------------

Quien quiera presumir de yo soy un obrero,
y no un capitalista facha y señorito,
cuando escuche esta copla lo único que espero,
es que no vaya a quitarse el sombrero,
que como obrero no lo necesito..

Quien quiera presumir de yo soy un obrero,
que nunca se avergüence de su condición,
que nunca.. mirará,
que nunca caiga en la codicia de los bienes que no son de él,
que la envidia te arruina y te atraganta,
y la plata es una trampa, que recuerde que este mundo no lo hizo el barrio divino,
que lo hizo el sudor y la sangre del pueblo explotado,
con un rey, un político y un militar asesino.
Y quien quiera presumir de yo soy un obrero, presuma primero
de estar cuando necesite un compañero solidaridad.

Que cuando queme los puentes y la calle reviente con palos y piedras,
luego no firme un contrato con un sindicato y nos mande a la mierda,
sé quien mucho presumió.. a la hora de negociar, y de su cuna ya no se acuerda.

Y quien presuma que no olvide nunca todo lo que ha pasado,
encima y al lado, y todas las canalladas que tantos patrones han hecho a los obreros,
por si algún día el que presumía llega a ser patrón,
no sea un cabrón... igual que ellos.

---------------------------

Amigo de antaño... recuerdo cuando me escribías de tú y compartíamos días y noches frente a un ordenador, compartiendo aficiones comunes y medio en serio, medio en broma, discutiendo a la vista de todos sobre los personajes y autores en los que no la había.

Compraba tus cosas igual que creo tú compraste la mía. Esas cosas donde demostrabas tu pasión por un género, un personaje o un autor.

Y cuando llegastes a ser patrón hicistes mucho bien, luchastes por mejorar esa empresa, pero en el camino maltratastes al que de antes decías adorar, tratándolo de la manera que él no merecía y acallastes al obrero que te lo recriminó.

Ese obrero eso sí, no será sindicalista vendido en tu empresa pero en la CNT que es internet, tiene su voz anarquista.

Has cambiado, picha.

Pero, amigo de antaño y aún así apreciado compañero de pasiones, que espera tu éxito por tu bien y el mío... Puede que me creas que soy enemigo. No. Enemigo es quien te dice querer y te pega la puñalada y en el nido de cuervos donde te has posado, eso está a la orden del día.

No creas que has hecho más daño que la desilusión de ver a alguien confirmando algo que presentía y a un tercero sin los plenos poderes que creía y sin entender muy bien qué ha pasado.

mostrar 2 Pamplina
Enviar Pamplina a esta divagación
 
Y la mejor serie...

Y si Green Lantern es mi cómic de superhéroes favorito, la serie de TV que actualmente más me gusta es Cómo conocí a vuestra madre. Serie a la que, reconozco, me picó por dos protagonistas, Alyson Hannigan (nuestra Willow en Buffy Cazavampiros) y Jason Segel, creador y protagonista de Loca por tí (esa que debería haberse llamado Olvidando a Sarah Marshall si en España los traductores tuvieran al menos 3 neuronas) y conjuntivítico en Lío Embarazoso (Knocked Up).
Neil Patrick Harris era el Médico Precoz y la verdad es que le tenía cierto prejuicio. Craso error. ES EL PUTO AMO DE LA SERIE.

Vamos, la veía sin esperanza alguna pues me esperaba una ñoñería o una estupidez a lo Friends (perdonen, pero siempre odié Friends, nunca le vi la gracia).

La historia empieza en el futuro donde Ted Mosby, nuestro protagonista, les va a contar a sus hijos cómo conoció a su madre... y qué mejor que empezar con el día donde él y sus amigos (la pareja formada por la pareja y compañeros de piso Lily y Marshall) y Barney Stinson conocieron por primera vez a la adorable Robin Scherbatsky y desde ese momento supo que sería la mujer de su vida.

Y desde el principio conectamos con todos y cada uno de los protagonistas. Ted pasional, reflexivo y demasiado buenazo. Marshall vive en el piso con su mejor amigo y su novia. Lily está como una cabra y Barney es un eterno solterón y rompecorazones que siempre quiere llevar a Ted a su terreno. Y durante todo el episodio vemos a Robin como la mujer perfecta: guapa, con un cuerpo perfecto, inteligente periodista y simpática.

Y cuando todo aparentaba ser la comedia típica con sus dosis de humor y su dosis de ñoñería, de manera magistral nos rompe la cara, nos devuelve al año 2030 y termina el primer episodio diciendo el prota a sus hijos que así conoció a su tía Robin ante la cara de sorpresa de sus hijos (y de todos nosotros)... perdón por romper la sorpresa.

Paso valiente porque durante toda la temporada vemos a Ted y a Robin como la pareja perfecta, destinados narrativamente a ser pareja pero que por una causa u otra nunca podrá ser así. Y claro, también sabemos que el día en que conozca a su mujer terminará la serie.

Y a medida que avanza, nos encariñamos con cada uno de los protagonistas, sus particulares virtudes y defectos, nos encontramos con momentos de romanticismo que saben romper siempre para no caer en la ñoñería asqueante, los temas de siempre, la moralina barata y siempre sabe dar el golpe de efecto en el momento oportuno para mostrarnos que la vida no es un argumento de una serie, que una simple palabra cambia un supuesto destino, que la vida es un camino que no controlas. Que tus planes y los planes de otros no tienen porqué coincidir y sí oponerse. Sin caer nunca ni en el pesimismo de House ni en los Mundos de Yupi. Sabiendo finalizar de manera perfecta para dejarnos al final de cada episodio con una sonrisa, una de carcajada, una lágrima de angustia, otra de felicidad y de mejor manera cada final de temporada para pedir más y más.

Desde Buffy Cazavampiros no había una serie que ansiara más ver el siguiente episodio y para alguien que considera las comedias románticas como mariconadas, el mérito es doble.

Enviar Pamplina a esta divagación
 
El mejor tebeo de superhéroes...

Aunque existe unanimidad en señalar el Capitán América de Brubaker como mejor tebeo de superhéroes y, sin renegar del buen trabajo que están haciendo, permítanme que yo señale otro título que me tiene maravillado.

Es el Green Lantern del más puro guionista de tebeos del género que existe en la actualidad, Geoff Johns. Y digo esto porque aunque Ed Brubaker posiblemente haya realizado mejores tebeos, está claro que su fuerte es el género negro. Geoff Johns es un guionista en la tradición de toda la vida, capaz de adueñarse como Stan Lee de todo un Universo, capaz, como Claremont de crear tramas sobre tramas, capaz, como Waid o Busiek, de conocerse al dedillo cada detalle de la continuidad, y como hizo con este mismo personaje Alan Moore, de sacarse de la manga un paso más allá en un concepto aparentemente tonto y sin salida.
Y sobre todo, reitero, con el mérito de anclarse en la continuidad, lastrada en algunos casos en el fango más pestilente de la miseria.

Si acertó y mucho con la imposible resurrección y redención de un Hal Jordan por el que nadie podía dar un duro, y tras unos números algo más normalillos de asentamiento y de construcción de pilares, Geoff Johns, acompañado de un brillantísimo Ivan Reiss nos ha llevado un paso más allá, no sólo en la épica, la heroicidad que supone un título de un tío que hace muchas cosas con un anillo y un montón de gente como él, si no abriendo caminos a segundas lecturas, como las grandes obras, a nuevos horizontes donde la ética, la moralidad y la ruptura de conceptos como el bien y el mal no son absolutos. Donde la derrota es victoria, donde la victoria es derrota, donde la línea que separa héroes y villanos es más fina y difusa que nunca.
De verdad no sé dónde acabará este camino, pero de momento lo disfruto como un enano.

Dos peros. El primero, nuestro Carlos Pacheco no permaneciera más en el barco y abandonara la travesía justo cuando empezaba lo mejor.
El segundo, la caótica edición de Planeta DeAgostini, donde mezclan churras con meninas, publicando fuera lo que debe ir dentro y dentro lo que debe ir fuera.

Y aún así, merece la pena su compra.

Enviar Pamplina a esta divagación
 
Plutón BRB Nero

Ante todo comentar que Alex de la Iglesia me parece uno de los más interesantes directores del cine español, si bien carece de la genialidad de los más grandes, al menos se desmarca de la tediosa repetitiva generalidad (en forma, argumento, ritmo, etc.) de la cinematografía de nuestro país con títulos tan interesantes como Acción Mutante, El Día de la Bestia, su maravillosa La Comunidad o esa película que parece ser que soy al único que le encanta llamada Muertos de Risa

Lo cierto es que esta última me gustó, sobre todo porque, teniendo los elementos (como son sus dos principales protagonistas) para hacer la mamarrachada de comedieta imbécil española fácil, soez y taquillera (todo lo taquillera que puede ser una película española, pero recordemos que era el momento de máximo seguimiento de Santiago Segura) se dedica a sacar la parte más oscura y macabra de dos humoristas donde a más de uno le habrán pitado los oídos con una macabra relación de un dúo inseparable en pantalla pero irreconciliable en la vida real.

Y es que, incluso en sus peores films, la virtud principal de Alex suele ser que no te esperas lo que termina ofreciéndote.

Por ello, tenía cierto temor y cierta esperanza mezclada, sobre todo tras la -en mi opinión- interesante obra Los Crímenes de Oxford, que hubiéramos perdido al Alex gamberro por un director más "maduro" y probablemente, más mirando al resto del mundo...

Plutón BRB Nero parecía una vuelta a los orígenes de Acción Mutante en mitad de una televisión española que se dedica a copiar de forma cutre de la gran televisión que se hace en EEUU o Inglaterra...

¿El resultado?. Visto los primeros episodios es algo de decepción. Decepción porque no me termina de funcionar. Porque esto lo hemos visto ya, e infinitamente mejor. Tanto en Acción Mutante como en Enano Rojo, de la que bebe muchísimo. Es de "locura" previsible y lenta en su desarrollo. Porque Lorna está buena y Querejeta es un crack, pero ahí se queda. Los diálogos son excesivamente forzados para hacer humor negro. No hay naturalidad. Es Escenas de Matrimonio, escrito por alguien que hace chistes más sutiles y están en el espacio, pero nada más.

Eso sí, la presentación es de lo mejor. Esperemos que la nave surca el espacio a lugares desconocidos. Por donde ha pasado nos lo conocemos ya.

Enviar Pamplina a esta divagación
 
Y volvemos a la carga...
Bueno, pues me ha dado la vena de volver a escribir y como a los foros como que paso un poquillo, pues ahora sí, reabro mi blog.

Enviar Pamplina a esta divagación
 
visitantes
Blog anterior
La odisea de la Arcadia en busca de Pimientalandia

Las divagaciones enviadas por los ciudadanos dreamers son de "libre expresión", no expresan necesariamente las opiniones de dreamers.com, y están sujetos a las mismas reglas que los mensajes en los foros, especificadas en "© Copyright, responsabilidades y condiciones de uso en dreamers.com y el Universo Dreamers ®".
Si estás interesado en participar con tus divagaciones y crearte tu propio blog puedes hacerlo desde Ciudadanos Dreamers.