«Anything can happen and it probably will» directorio 
El Buen Ladrón

Relatos Dreamers

     Cuando no había nadie ante quien fingir, la Mansión Wayne podía llegar a resultar tan lóbrega como la cueva que ocultaba bajo sus cimientos.
-Dime, Alfred.
-Me atrevería a decir que este es uno de esos casos que tanto le afectan a nivel personal, señor- observó el mayordomo, tratando de evitar imprimir su renombrado cinismo en lo que esperaba fuese una mirada paternal-. Diría que su implicación en esta investigación está nublando parcialmente su juicio.Añadir Anotación
     Durante unos segundos, marcados por el retumbar del reloj en la amplia sala, ninguno de los dos dijo nada. Sin embargo, el ya más que acostumbrado Alfred sostuvo en todo momento la mirada de su señor.
-Siempre te he agradecido tu preocupación por mí, Alfred- dijo Batman finalmente, en una muestra de humildad-. Sin embargo esta vez te equivocas.
-¿Afirma, pues, que no se siente desafiado por un ladrón que juega con usted?
-Es un criminal más, Alfred. No tienes por qué preocuparte.
-¿Entonces cómo explica que su siempre brillante mente analítica no se haya percatado de que nuestro caballero ladrón es inglés, aficionado a la literatura detectivesca, y que ha recibido su entrenamiento del Servicio Secreto Británico?
     A los ojos del anciano mayordomo, que había visto crecer al hombre detrás de la máscara, la mirada de Batman no pudo ocultar su sorpresa.
-¿Conoces alguna pista que yo desconozca, Alfred?- preguntó sin rodeos.
-En absoluto, amo Bruce- respondió el mayordomo con tranquilidad-. Tan sólo sé lo que se ha hablado esta misma noche en la cueva, amén de lo que he podido observar en el automóvil de su amigo Harvey. Sin embargo creo que yo he interpretado las pistas de una manera diferente. Naturalmente no osaría hacer estas observaciones ante sus pupilos, o sus soldados, o como quiera considerarlos; pero he creído que debía usted saberlo.Añadir Anotación
-Te escucho.
     Alfred alzó teatralmente una ceja. Un destello de astucia apareció en sus ojos.
-En primer lugar le diré que el tal Murphy y nuestro ladrón son el mismo hombre. Usted mismo conoce las virtudes del disfraz, y cómo una única marca fácil de recordar, como pueda ser una cicatriz, anula el recuerdo del resto de las facciones. Aparte de eso, el ladrón drogó a los conductores de Dos Caras antes de robar los coches, lo que debió suponer un riesgo tremendo dado el poco tiempo de que disponía. Tratándose, pues, de un hombre que pone el máximo cuidado en neutralizar a sus testigos, ¿qué sentido tiene que se baje del coche y le diga a un vagabundo que ha puesto una bomba?Añadir Anotación
     Dentro de la mente de Batman se reconstruyó la escena. Definitivamente no tenía sentido, a no ser que no existiese tal testigo.
-A eso podemos añadir- prosiguió Alfred- el hecho de que el supuesto señor Murphy estaba intentando forzar la cerradura del asiento del pasajero. Eso no tendría demasiado sentido en casi ninguna parte del mundo, excepto en Inglaterra y en Japón, donde los automóviles tienen el volante en el lado derecho. Y dado que nuestro ladrón pudo identificarse como Murphy sin levantar sospechas, parece bastante claro que no era un hombre de rasgos orientales.Añadir Anotación
-¿Y lo del Servicio Secreto?
-Como usted bien sabe yo he trabajado al Servicio Secreto de Su Majestad. La escalada en sus distintas modalidades, el sigilo y la maestría en el disfraz forman parte del entrenamiento básico. Podría tratarse de un antiguo agente, ya que uno en activo no conseguiría cometer siquiera el primer robo; de tratarse de un antiguo agente, buscaríamos a un hombre de avanzada edad, y dada su agilidad demostrada yo descartaría esa opción. Pero sabemos que es inglés, luego el hecho de haber recibido su entrenamiento de un instructor del Servicio Secreto encaja.Añadir Anotación
-¿Y la literatura detectivesca?
-Eso ha sido más bien una conjetura, pero demuestra que sus capacidades analíticas, señor, no están al cien por cien. Irene McTheodore, de soltera Norton, adoptó el apellido de nuestro detective de la INTERPOL en sus segundas nupcias. Apostaría a que Norton es el apellido de su primer esposo, y el verdadero apellido de soltera de la señora es Adler.Añadir Anotación
-La mujer cuyo ingenio derrotó a Sherlock Holmes- murmuró Batman-. Lo que significaría que McTheodore y el ladrón serían la misma persona.
-Usted siempre ha dicho que las pistas están ahí para quien sabe interpretarlas, amo Bruce- concluyó Alfred con un gesto paternal-. Si se deja llevar por la precipitación, si convierte su investigación en una cacería, el ladrón escapará a todos sus intentos.Añadir Anotación
     Dentro de Batman, Bruce Wayne bajó la mirada con humildad. Había convertido este caso en una guerra personal, no estaba dispuesto a que aquél ladrón fuese más listo que él, y a consecuencia de ello le había dejado salirse con la suya hasta ese momento.Añadir Anotación
-Tienes razón, Alfred- admitió finalmente-. Una vez más, tienes razón. Gracias.
     Alfred le dedicó a su señor una sonrisa cargada de ironía.
-Por favor, amo Bruce- respondió-. El simple hecho de que no me obligue usted a vestir unas ridículas mallas es para mí suficiente recompensa.Añadir Anotación


(Todos los personajes que, al final, han resultado ser el mismo son míos, derechos registrados, propiedad privada, y todas esas cosas. Irene Adler es un personaje de Arthur Conan Doyle. El resto pa DC)

The Creeperillas, 20 de Agosto de 2005
visitantes
Relato anterior (El Buen Ladrón)


Los mini relatos enviados por los ciudadanos dreamers son de "libre expresión", no expresan necesariamente las opiniones de dreamers.com, y están sujetos a las mismas reglas que los mensajes en los foros, especificadas en "© Copyright, responsabilidades y condiciones de uso en dreamers.com y el Universo Dreamers ®".
Si estás interesado en participar con tus artículos puedes hacerlo desde Ciudadanos Dreamers.
Buscar productos relacionados con El Buen Ladrón


© Copyright DREAMERS NETWORKS SL. Responsabilidades y Condiciones de Uso en el Universo Dreamers ®