La historia de amor de Vegeta y Bulma

 

by Superbrave

 

Capítulo 6: Celos

 

Yamcha llegó a media mañana. Vegeta seguía entrenando en el jardín. Y la pareja estaba dando una vuelta por los alrededores de la CC. a la vista de nuestro príncipe.

 

Yamcha: Bulma, tenemos que hablar.

 

Bulma: ¿Se puede saber que quieres? pensé que estarías con alguna amiga tuya...

 

Yamcha: Vamos Bulma, tu sabes que te quiero sólo a ti. ¿Qué culpa tengo yo de que me vean atractivo? pero ella no tienen esto... - y la abrazó dándole un beso en los labios laaaarrgooo y tierno.

 

Vegeta los vió a lo lejos y sin percatarse su ki estaba haciéndose más agresivo, y empezaba a tener ganas de partirle la cara a cierta sabandija. Sobrenombre con el que a partir de ahora denominaría a Yamcha nuestro adorable y apuesto Vegeta.

 

Bulma le perdonó le estuvieron toda la santa mañana retozando en el jardín ante una mirada que los veía de reojo con celos... si, tenía celos, aquella humana habia sido la primera persona en toda su vida que le había dedicado una sonrisa sincera, unas palabras amables y que parecía haberse preocupado por el, y por más que el no quisiera reconocerlo, se había colado en su corazón.

 

Al fin entraron dentro de la CC. Era la hora del almuerzo y Yamcha estaba invitado. Vegeta entró también en la casa ya que se olía un aroma delicioso. Entonces Bulma decidió que era el momento de comenzar con su plan de celos.

 

Bulma: Vegeta, que bien que ya terminaste de entrenar. - dijo dedicándole otra sonrisa encantadora.

 

Yamcha: Bulma, ya haces bastante con tenerle en tu casa, no hace falta que seas "tan amable"

 

Bulma: Oh vamos Yam, Vegeta sólo es mi amigo.

 

Vegeta dándose cuenta de que lo estaban utilizando para comenzar una nueva discusión contestó contundentemente: Yo no tengo ningún amigo. No se de donde has sacado esa estúpida idea. Seguramente la sabandija que tienes por novio ha debido pegarte su idiotez mental y te has vuelto más loca de lo que estás.

 

Yamcha: ¿Cómo te atreves a faltarle el respeto así enano?

 

Vegeta: Oh, que valiente... ¿quieres que te envíe al infierno de nuevo?

 

Bulma: ¡ALTO!. Yamcha, será mejor que nos marchemos, almorzaremos fuera...

 

Yamcha: si, es mejor... - dijo dedicándole una mirada de "aquielquepierdeerestu"

 

Vegeta quedó con rabia pero no podía demostrarlo. El no quería hablar así a Bulma, pero estaba tan celoso de Yamcha que queria provocar una discusión para partirle la cara. Se quedó con las ganas y encima el se fue con ella. Pero Vegeta no quería reconocer sus celos ni siquiera a sí mismo... así que almorzó y se fue a entrenar de nuevo.

 

Mientras tanto, Yamcha y Bulma habían salido. Primero un almuerzo y después una vuelta por el centro comercial. Luego una cena... Ya se había hecho de noche y se disponían a marcharse a casa en pose cariñosa cuando...

 

Bulma: Yamcha, espérame un minuto, voy al servicio, ¿quieres?

 

Yamcha: Por supuesto... - le guiñó un ojo - no tardes preciosa.

 

Bulma se alejó. A unos metros de allí una chica rubia despampanante había reconocido a su último ligue y se acercó a el por detrás. Le tapó los ojos. Yamcha pensó que era Bulma así que la abrazó de golpe y ella le besó en los labios apasionadamente. Cuando Bulma volvió encontró la escena romántica en pleno apogeo.

 

Bulma: ¡YAMCHA! ¿COMO HAS PODIDO?

 

Yamcha confundido se separó de la muchacha: Bu...Bul...Bulma... yo pensé que... por favor... disculpa... ¡BULMA!

 

Pero Bulma había salido corriendo y accionando su coche último modelo condució a toda velocidad hacia su casa. Las lágrimas corrían por sus mejillas a mares. En una curva vió como un animalito cruzaba delante suya, lo intentó esquivar y se salió de la carretera dándose un buen golpe en la frente y quedando inconsciente. Al despertar, como pudo llegó a su casa conduciendo de nuevo aunque más moderadamente. Subió las escaleras. Ya estaban todos durmiendo porque era muy tarde. Vegeta recien habia acabado de entrenar y estaba tomando una ducha caliente para acostarse en breve. Bulma cogió hielo de la nevera y se lo puso en la frente. Subió las escaleras algo aturdida, y cuando llegó a la soledad de su habitación sintió que su alma se partía en pedazos... y comenzó a llorar amargamente.

 

Bulma: ¿Por qué me pasa esto a mi? ¿cómo puede preferir a esas? - y mientra decía esto lloraba sonoramente. Después de dos horas de lágrimas Vegeta, que al tener la habitación de al lado y muy buen oido no podía conciliar el sueño decidió llamarle la atención, así que se levantó de la cama y fue a pegar a la puerta de la chica.

 

POM POM POM

 

Bulma: ¿quien es? - dijo secando un poco sus lágrimas por si era alguno de sus padres.

 

Vegeta: ¿Puedo pasar?

 

Bulma: "Vegeta!" pasa... ¿que quieres? ¿no es un poco tarde? - dijo débilmente volviéndose de espaldas a el para que no viera la cara llena de lágrimas que tenía.

 

Vegeta: Eso mismo venía a decirte yo... ¿no crees que es un poco tarde para armar tanto escándalo?

 

Bulma: ¿como dices?

 

Vegeta: Por favor... deja de hacerte la que no sabes, llevas dos horas lloriqueando y no me dejas dormir - dijo en pose de brazos cruzados.

 

Bulma: ¿Eso venías a decirme? ¡Pues tápate los oidos! - dijo estallando en lágrimas de nuevo y haciendo que Vegeta se exasperase.

 

Vegeta: ¡Quieres parar ya! ¿Por que diablos lloras ahora?

 

Bulma: BUAAAAAA - lloró más estrepitosamente

 

Vegeta: ¡RAYOS! ¿QUIERES CALLARTE YA? - dijo con una vena en la frente.

 

Bulma: No te atrevas a gritarme - dijo poniéndose en pié y caminando hacia el. entonces Vegeta observó el golpe que tenía en su frente y la tomó de la barbilla.

 

Vegeta: ¿Por este golpe estás armando todo este escándalo? ¿Te ha golpeado la sabandija cobarde de tu novio acaso? - dijo furioso

 

Bulma se quedó perpleja, después de todo Vegeta había demostrado un atisbo de preocupación por ella y parecía que le preocupaba que Yamcha le hubiera golpeado... así que se calmó.

 

Bulma: No, en realidad, salimos y de pronto cuando quise acordar en mi propia cara estaba besándose con una chica. Me puse a conducir a toda velocidad y he tenido un accidente, pero no es nada grave. El golpe no me duele tanto como me duele el corazón.

 

Vegeta: ¿El corazón? - dijo descubriendo un poco el pijama para ver si tenía algún golpe en el pecho y haciendo que Bulma se sonrojara enormemente.

 

Bulma: Eh! OYE! ¿que haces? no me pasa nada en el corazón, es una forma de hablar - sonrió al darse cuenta de la confusión del príncipe, que ahora estaba más confundido aún. - Me refiero a que me duele el haberme sentido traicionada.

 

Vegeta: Ah es por eso. ¿Me estás diciendo que yo llevo dos horas sin poder pegar ojo porque esa sabandija te traicionó? - dijo con enfado

 

Bulma: Son mis sentimientos, no puedo evitarlo... - dijo volviendo a llorar

 

Vegeta: NI SE TE OCURRA VOLVER A LLORAR ¿ME ESCUCHAS? - gritó furioso.

 

Bulma: TE HE DICHO QUE NO ME GRITES - y diciendo esto su vista se nubló rendida por todo lo que había llorado y por el golpe que tenía en la frente. Vegeta la tomó y quedaron abrazados por unos segundos.

 

Vegeta sintió un calor en su cuerpo que lo invadía por completo. Bulma llacía sobre su pecho, el la abrazaba, era tan frágil aquella humana, era tan simple. Sus brazos minúsculos, su cara hermosa, su piel delicada... Vegeta la observó de cerca por primera vez mientras ella estaba desmayada en sus brazos. Pero de pronto sintió que se comenzaba a despertar y la llevó a su cama dejándola allí. Se disponía a marcharse cuando Bulma le dijo:

 

Bulma: Vegeta! espera!

 

Vegeta: No deberías llorar por alguien tan bajo. El no merece tener una mujer como tu, es solo un insecto.

 

Bulma: gracias

 

Vegeta se sonrojó al escuchar esto y salió de la habitación alterado. Bulma dejó de llorar y Vegeta pudo dormir plácidamente. Soñó toda la noche con que Bulma que le daba un beso de amor... pero sólo era eso... un sueño... Bulma por su parte sintió que ese día había nacido un sentimiento especial, que aún no sabía encuadrar, o quizás no se atrevía a reconocer, pero que era algo que jamás había sentido nunca.

 

-----------------------

 

Index | Capítulo 7