La historia de amor de Vegeta y Bulma

 

by Superbrave

 

Capítulo 5: Una nueva etapa

 

Vegeta siguió a Bulma, que le condujo a su anterior habitación, que quedaba junto a la de ella.

 

Bulma: mmmm - dijo mirándolo de arriba a abajo.

 

Vegeta: ¿Se puede saber qué miras tanto? - dijo poniéndose nervioso

 

Bulma: Tu ropa está terriblemente sucia y estropeada. Has debido pasarlas duras en el espacio, ¿verdad?. No deberías ser tan extremista, podría pasarte algo malo - dijo en son protector - mmmm Será mejor que tomes una buena ducha y te cambies de ropa...

 

Vegeta la miraba extrañado. ¿por qué a esa humana le preocupaba como traía la ropa?. Iba a responderle de mala manera que no se metiera en sus asuntos, pero de pronto sintió un ki maligno llegar al planeta Tierra. Se trataba de Freezer y su padre King Cold.

 

Sin mediar palabra salió volando en dirección hacia el ki. Aunque Bulma alcanzó su aeronave para saber que era lo que pasaba también. Claro que ella tardaría bastante más tiempo en llegar.

 

Los Guerreros Z se horrorizaron al comprobar quienes habían llegado... Freezer y su padre. (Fiuuuuu). Se disponían a atacarles cuando surgió de la nada un joven de cabellos dorados que parecía ser un "super saiyajin"?. Era el colmo. Primero Goku, y luego este muchacho desconocido. Dos super saiyajines lejendarios y Vegeta aún sin lograr convertirse. El muchacho en fracción de segundos sacó su espada haciendo trizas a Freezer y a su padre. Todos estaban asombrados por semejante hazaña. Aunque Vegeta estaba furioso, ahora tendría que vencer a dos super saiyajines para preservar su orgullo de príncipe.

 

Acto seguido el joven se acercó a los guerreros.

 

M.Trunks: Hola.

 

Todos: O.o'

 

M.Trunks: ejem. Seguramente querrán preguntarme muchas cosas, pero les pido que aguarden 3 horas a la llegada de Goku. He venido para hablar con el.

 

Todos: OoO ¿comooooo?

 

El muchacho se sentó en una roca mirando de reojo a Vegeta. Cosa que incomodó aún más al príncipe que se sintió ofensivamente observado.

 

Vegeta: ¿tengo monos en la cara para que me mires tanto? - dijo furioso

 

El muchacho no contestó, sólo se sorprendió y miró hacia otro lado.

 

Por fin Bulma llegó, y cuando vió a Trunks.

 

Bulma: ¡ahh! ¡pero qué guapo es ese joven!

 

Yamcha escuchó el comentario y hizo un gruñido, así que Bulma rió: jajaja

 

Mirai Trunks al sentirla reir la miró con dulzura, lo cual hizo que Bulma se derritiera. Ella no sabía por qué aquel muchacho le inspiraba un sentimiento tan cálido, un instinto tan... ¿maternal?.

 

Pobre Yamcha, hoy estaba teniendo ración doble de celos...

 

Por fin llegó una nave espacial. De ella bajó Goku que saludó a todos con alegría. Entonces se percató de la presencia del joven Mirai Trunks, que no había desvelado nada de si mismo a nadie. Mirai se acercó a Goku y le pidió hablar con el a solas. Todos quedaron desilusionados, aunque esperaban que Goku les contase por fin quien era el chico ese y qué quería. Al terminar de hablar el muchacho se marchó. Piccolo escuchó la conversación con su super oido y les contó a todos la amenenaza que se acercaba  (aunque no les dijo el notición de que ese muchacho era nada más y nada menos el futuro hijo de Vegeta y Bulma, siendo esto algo que sólo Goku y Piccolo sabrían). Debían entrenar muy duro porque dentro de poco vendrían unos androides que destruirían la Tierra. Vegeta y Goku según relató el muchacho morirían en la batalla. Bulma al escuchar la historia propuso destruir al Dr. Gero, artífice de los androides antes de que los construyera, pero Vegeta y Goku se opusieron a eso, ya que su sangre saiyajin quería tener una batalla digna. De modo que aplazaron su contienda hasta que derrotasen a los androides malditos... todos se pusieron a entrenar y Vegeta... fue a vivir a casa de Bulma con el doble reto de derrotar a Goku y al nuevo muchacho misterioso, una vez que lograse transformarse en super Saiyajin.

 

A la mañana siguiente Bulma le tenía preparadas a Vegeta unas ropas un tanto... extrañas para el. Pero no había más remedio que ponérselas porque Bulma se había dedicado a secuestrarle la ropa estropeada para hacerle un nuevo traje de entrenamiento. Mientras tanto si no quería andar desnudo tendría que ponerse unas bermudas anchas y una camisa rosa con un distintivo detrás que decía Bad Boy (chico malo). Pero hay que reconocer que Vegeta estaba con esa ropa WoW.

 

Bueno, decíamos que se encontraban desayunando al completo, la familia Briefs con su hija Bulma. Vegeta llegó entonces para alegría de la mamá de Bulma, a quien le encantaban los chicos guapos amigos de su hija. Bulma les contó que entrenaría en casa. entonces al Dr. Briefs se le ocurrió una idea.

 

Dr.Briefs: ah hija, tu amigo... ¿también querrá que le constuyamos una cámara de gravedad como la de Goku?

 

Vegeta: ¿como dice? ¿qué le construyó a Goku?

 

Dr.Briefs: Pues antes de su viaje a Namek le construi una nave espacial que tenía posibilidad de aumentar la gravedad a 100. Parece que hizo buenos progresos en su entrenamiento gracias a ella. Me llamó esta mañana para darme las gracias.

 

Vegeta: "claro, ahora lo entiendo todo... por eso el llegó a transformarse en Super Saiyajin... fue con la ayuda de ese entrenamiento especial... hum!" ¿y podría construirme una con más potencia?

 

Dr.Briefs: mmmm más potencia dices... - pose de pensamiento - si, no habría ningún problema, sólo que tardaré dos días en terminarla.

 

Vegeta se puso muy contento con esta noticia. Dentro de dos días tendría un modo de entrenar con el que por fin superaría a Kakarotto y al muchacho raro que tanto le miraba.

 

Bulma: Y si quieres te puedo construir algunos robots de entrenamiento... mmm

 

Vegeta: Eso estaría bastante bien. ¡Hump! - media sonrisa

 

Y dicho esto desayunó tranquilamente. Y se fue a entrenar al jardín, quitándose la camisa y entrenando sólo en bermudas. Bulma lo observaba desde una de las ventanas.

 

Bulma: "mmm si que tiene buen físico este Vegeta. Es realmente guapo... ¿pero que digo? si yo tengo novio. No, yo no seré infiel como Yamcha lo es conmigo... ni de pensamiento siquiera... pero si que le haré rabiar un poco... ¡para que aprenda!" -

 

Vegeta sintiéndose observado miró en durección hacia Bulma, que sólo alcanzó a dedicarle una cálida sonrisa.

 

Bulma: ¿deseas algo Vegeta?

 

Vegeta se volvió de pronto sonrojado: ¿Se puede saber qué miras tanto? ¿Puedes dejarme entrenar tranquilo? - dijo alterado y visiblemente nervioso.

 

Bulma: mm? ¿te pasa algo? - dijo algo intrigada por su pose nerviosa

 

Vegeta se irritó al sentirse más observado aún: ¡Mujer! ¡deja de molestarme!

 

Bulma: Oh, mi nombre es Bulma, ¿entiendes? Bul-maaaaa - y sacándole la lengua se metió dentro de casa al son de - ¡grosero!

 

-------------------------------

 

Index | Capítulo 6