ARAÑAS GIGANTES

1,2 a 2,4 m (menores); 3,4 a 6 m (mayores)


Todas las arañas gigantes de Arda, al menos las de la clase que hilan telarañas, son descendientes de Ungoliant, el Demonio del Vacío. Las arañas gigantes menores que se encuentran generalmente en el Bosque Negro y otras localizaciones lóbregas son inteligentes, pero no particularmente brillantes para los niveles de los Pueblos Libres. Pueden hablar de manera primitiva tanto la lengua común (oestron) como la lengua negra, y cooperan para cazar y atrapar a sus víctimas (cuando no están luchando entre ellas). Muerden a las víctimas que atrapan para inyectarlas un veneno que produce parálisis y que afecta a los músculos y deja a la víctima mareada y con vértigo incluso después que recupere el uso de los miembros. Este primer veneno mantiene a las vícti-mas quietas y "en almacenaje" durante un tiempo hasta que la araña necesite comer. Entonces la maligna criatura inyecta a su víctima un segundo veneno que le disuelve gradualmente la carne, huesos, y órganos en una compota de jugos que la araña carente de dientes pueda ingerir.


Las arañas gigantes mayores son bastante más inteligentes. Varían desde los monstruos más pequeños, no más grandes que sus primas más pequeñas, hasta las enormes bestias demoniacas, reversiones de su horripilante antepasada Ungoliant. Muchas pueden utilizar la magia y esperar a su presa, atrayendo a sus víctimas con sortilegios o un tesoro.

Enna San Sarab, Hija de Ella-Laraña


Esta gran araña es la hija de la infame Ella-Laraña, guardiana del paso de Cirith Ungol en las Ephel Duath, la muralla norte de Mordor. Enna San Sarab habita en las profun-didades de Dol Guldur, la Colina de la Hechicería en la parte sur del Bosque Negro. El sudoeste del Bosque Negro está lleno de su enorme e insólita prole, a la cual se conoce como ennerlingas. Estas arañas raramente son más grandes que la palma de una mano humana, pero hilan una resistente tela de araña casi invisible. Las ennerlingas inyectan un veneno leve que causa dolor e hinchazones, aunque sus mordeduras no son peligrosas a menos que se acumulen. Si se reciben más de 12 en una hora, la víctima quedará paralizada (fallo de la TR de I a 75) o morirá (fallo de la TR de 76+).

Ella-Laraña, Guardiana de Ephel Duath


Hija inmortal de un ser demoniaco, Ella-Laraña ocupó las cavernas de Cirith Ungol durante dos edades enteras, sirviendo como guardiana de Mordor. No le debía ninguna lealtad a Sauron, más bien obraba a su propia iniciativa de ma-nera que sirviera a sus necesidades, como el deseo de un gato de matar alimañas sirve a las necesidades del hombre en cuya casa ha elegido habitar. En efecto, a menudo Sauron le enviaba prisioneros inútiles a Ella-Laraña como un hombre le daría a su gato los menudillos de una gallina que había sacrificado para su propia mesa, "la llama su gato, pero no es su dueño" (Libro Rojo de la Frontera Oeste, comentando la relación entre Ella-Laraña y Sauron). En efecto, Ella-Laraña le tenía poco afecto a Sauron además de considerarle una ocasional fuente de regalos.


El cuerpo bulboso de Ella-Laraña mide unos 6 m de lar-go. Cada una de sus patas acorazadas tiene 5,5 m de altura en su extensión total y terminan en una garra tan dura como el hierro. Rezuma constantemente un olor fétido como a carne podrida, que provoca una nausea inmovilizante (una TR contra un ataque de nivel 5) a todos los que se acerquen a luchar contra ella. Su cuerpo es sorprendentemente flexible, su dura piel consiste en muchos pliegues superpuestos, lo que le permite a la araña gigante pasar a través de pasadizos sorprendentemente pequeños. Esta piel superpuesta es tan dura como una coraza, lo que la deja dos grupos de brillantes ojos blancos como sus únicos puntos débiles. Sin embargo, sus patas son algo más vulnerables que su cuerpo. Tanto sus patas como sus ojos se regenerarán, con el tiempo suficiente, incluso si están seriamente dañados.


Ella-Laraña es también maestra en muchos sortilegios. El único punto verdaderamente vulnerable, además de sus ojos delicados, es que no puede resistir la luz del solo su equivalente.

ARAÑAS REYES

60 cm (diámetro de cuerpo)


Las arañas reyes son similares aunque distintas de las arañas gigantes del Bosque Negro. No elaboran enormes telarañas aunque cavan profundos hoyos de 60 a 90 cm de ancho y de 2,4 a 3 m de profundidad. Una araña rey cubre este hoyo con una tapa ingeniosamente tejida con una pequeña cantidad de seda de araña, disfraza la cubierta con hojas y otras clases de vegetación para que sea extremadamente d-fícil (-30) de detectar. Las víctimas que caen a través de la tapa reciben de uno a tres ataques de espada corta de +25 de los resistentes zarcillos de seda parecidos a cuchillos. Normalmente los hoyos están construidos sobre las laderas. No soportan más de 18 kilogramos de peso.


La araña rey, que espera en un pequeño pasadizo lateral, salta sobre la víctima y la muerde, inyectándola su veneno especial, el kennesank. Un fallo de la TR de I a 50 dará como resultado una parálisis; un fallo de más de 51 dará como resultado la muerte con la disolución de los órganos internos. Si la víctima muere, se la comerá. Si no, la ahorrativa araña guardará la comida. Si es una hembra que se ha apa-reado recientemente, pondrá de 6 a 12 huevos en lo alto dela indefensa presa y la dejará, sellando el hoyo de una ma-nera muy sólida detrás de ella. En dos días, cuando las crías salgan del cascarón pasarán tres semanas viviendo de la comida que dejó su madre.

CUERNOS ZUMBADORES

1,2 a 1,8 m de envergadura

Seguramente uno de los insectos más feroces de Endor, el raro pero muchas veces letal cuerno zumbador pertenece a la leyenda. Cada uno pesa de 2, 7 a 3,6 kgs. y tiene una afiladísima y puntiaguda probóscide quitinosa (cuerno tranparente). Aguijoneará a la víctima hasta la muerte, para luego festejarlo sobre el cadáver con sus tres pares de mandíbulas. Parecen unos gigantescos aguijones de colores negro y gris, y su único punto débil es el ruido que hacen al aproximarse.