«Anything can happen and it probably will» directorio 
QUILITL ATL

Relatos Dreamers

Quilitl Atl

Yo nunca ví la cuna del gato, ni leí los molinos del viento, ni el molino rojo, pero en Quilá pasando el río san Lorenzo las almas se atormentaban en su sútil dolor. Las hojas se secaban y las aves en su canto se ahogaban, el génesis con placer se acercaba, y a mis espaldas su aroma me arrullaba, ya no sentía el dolor, ya no sentía el hambre, solo gritaba en mis ecos y al viento le susurraba, tráeme a Vicky es la única alma que yo amaba.Añadir Anotación
Únicamente escuchaba la melodía del vacío eterno, donde la felicidad se anidaba en el hueco de la muerte y la lluvia arrastraba la suciedad impregnada en la piel de mi cuerpo inerte; bueno un cuerpo que ya no me pertenece ahora, ya no es mío, ¡Que ironía! ¡El mundo completo era mío! Y ahora solo mis lamentos me acompañan por esta vereda, desolada y agria, un desierto árido y melancólico; pero nada me duele, nada me hiere y sin embargo llega a mi una oleada de sufrimiento, un sufrimiento que proviene de lo mas profundo de mi esencia, desde las entrañas de mi alma; como extraño ese olor que yo respiraba cuando despertaba en medio de la nada, en aquel cuarto oscuro y a mi lado tu rostro extraño pero que amaba con enorme pasión y podía pasar mi vida entera contemplando aquella luz que brotaba de tu rostro, esa luz me brindaba una felicidad eterna y aquellos niños que jugaban inocentes y radiantes, en armonía con la tierra y la naturaleza los acogía con gran alegría, eran para mi la vida completa, ese aroma que se clavaba en mis sentidos era el llamado de un hogar verdadero, sin embargo todo tiene un final, no podemos evitar las causas naturales de nuestra existencia y mucho menos los efectos de ella.Añadir Anotación
     hoy despierto después de mucho caminar por aquellas calles solitarias donde los pasos resonaban sin cansancio, su sonido se esparcía por todo el lugar, asustando a las arañas que tejían siniestramente su nido y desgastando mis sentidos, nadie caminaba y sin embargo las pisadas se escuchaban; como puede ser posible que salieran de la nada y de repente las personas se abultaban formando una multitud, sus voces herían mis oídos hasta hacerlos sangrar, en el aire los pájaros revoloteaban disfrutando de la hermosa mañana y yo en medio de todo, aturdido por el ruido, me levanté de mi condena y trataba de alejarme de esta gran mercado, donde todos parecían reunirse a esta misma hora con el único objetivo de atormentar mis sufridos pensamientos, el viento encadenaba al recipiente de mi alma torturada, mientras el fuego consumía lentamente una materia desgastada; el bullicio eufórico gritaba excitado con enorme fuerza, cuando mi existencia, de este mundo ya se alejaba, tal parece que en ocasiones singulares el tiempo se detenía y en esos precisos momentos; el me abrazaba en su manto eterno, mientras mi piel se desgarraba y vertiginosamente un caballo oscuro arrastraba las penas del infierno atrayéndolas hacia este hijo miserable que soñaba con otras vidas y que los Ángeles eran cosa del pasado.Añadir Anotación
Pero hoy en este momento mis dudas disipadas desvanecían para siempre mis verdades, cuando el jinete se desmontaba del caballo, apenas si lo pude reconocer, con su semblante pálido y descarnado, un aire frío y extraño recorría cada centímetro de mi columna vertebral colapsando cada estimulo de mis alucinadas neuronas; sin duda alguna era el caballero de la muerte, que venía por esta pobre alma envenenada por la lujuria y la avaricia, mi fé desgastada y abatida se hundía en el fondo de la historia; nadie es culpable de mi desgracia, aun cuando las religiones nunca han tenido nada que ofrecerme, mas que solo mascaras de falsedad e hipocresía, yo debí de haber creado un destino paralelo a la voluntad de dios, y aun así es posible caminar en las escaleras divinas llenas de eternidad que han sido formadas en nuestra ingenua e ingeniosa mente con un solo y único destino: el paraíso.Añadir Anotación
Encuentro claro el vacío ¡Oh terrible soledad! ¡Alejado estoy de mi cualidad! ¡Las ponzoñas venenosas de la diosa miseria fueron mi especialidad! Sin embargo esto es tan atroz como la vida misma, nada me ha preparado para conquistar este sueño nauseabundo y podrido del que jamás volveré a despertar, a menos que los dioses se sacrifiquen y me devuelvan la existencia, pero tendría que pasar mil montañas, durante mil noches solo para llegar a su ciudad.Añadir Anotación
¡Oh infortunio! ¡Maldito infortunio! ¿Dónde están aquellos que me amaban? ¿Dónde están aquellos que yo he amado? Solo encuentro cenizas en este abismo ¿es que acaso en el mundo, el tiempo se ha desvanecido? ¿Dónde quedaron todos mis sentimientos? Será acaso que los dragones se los comieron y es por eso que no pudieron acompañarme; una voz resonaba en los ecos del silencio que decía -¡ay de mi, necesito algo de placer; no hay nada mas ardiente que una joven en las brazas del infierno seduciéndote a cometer todos los pecados habidos y por haber, pero ya he olvidado el sabor de lo dulce y de lo amargo, a decir verdad, lo he olvidado todo! -¿Será un espíritu encerrado en esta cárcel sin cadenas, lo que estoy escuchando? Me preguntaba a mi mismo.Añadir Anotación
De repente, cientos de tambores, empezaron a escucharse, no muy lejos de donde me encontraba, como yendo río arriba, apenas y se podía vislumbrar una tenue luz, como la de una fogata; la voz, ya no se volvió a escuchar, preferí hacer caso omiso a ese acontecimiento, y mejor me sumergí, en la espesa selva, río arriba, dirigiéndome hacia donde se escuchaban los tambores, y donde la fogata iluminaba quizás a alguna aldea o probablemente a algún grupo viajero, con el cual pudiese conversar.Añadir Anotación
Más adelante me encuentro una canoa hecha a base de madera, me subí en ella y navegué al instante, hacia el lugar, sobre este río sagrado; al llegar, nadie me vió desembarcar, en la desamparada oscuridad de la noche, aislado de mi patria y de mi suelo, aun así decidí explorar esta tierra nueva, caminé por la orilla, con la sangre dilucidada, brotando de mi nariz, y me arrastré hasta el recinto triangular, donde se adoraba a una mujer en figura de oro, y que quizás en un pasado lejano, tuvo el color de la vida y ahora el de los restos inmortales.Añadir Anotación
En el centro del recinto, estaba la fogata ardiente y a su alrededor, estaba sólo un hombre de razgos aindiados, que tocaba con sus manos un pequeño tambor de cuero, y su sonido se esparcía por cualquier rincón de la selva y del río; este magnifico templo pareciese que hubiera sido devorado por el fuego de los hombres invisibles, que profanaron sin saber su destino y hoy enterrados en el olvido; se marcharon para no volver jamás, porque su dios los exilió para toda la eternidad.Añadir Anotación
Lo acarició la neblina. Al extraño que tocaba el tambor, y que danzaba a manera de ritual, alrededor de la fogata; por toda la orilla del recinto, pero fuera de el había muchos mas extraños, tocando el tambor en armoníosa melodía. Me tendí en el suelo y sobre mí, me observaba el manto estelar.Añadir Anotación
Me percaté con gran asombro, que mi sufrimiento había sanado; los ojos cansados, no podían sostener ya, los pesados parpados y además me había propuesto soñar a la vigilia de un guardián. Podía percibir de este templo, una divinidad imposible de corromper, y en la magia de los peregrinos que venían a orar en este altar; se sentía la luz invencible ante las pisadas de aquella virgen inmaculada a la que todos llamaban virgen de candelaria, y en mi desvelado sueño, cansado de la voluntad de mis pensamientos, se ahondaron en la profundidad de mis mas lejanos sentimientos, que allanan tímidamente más de alguno de mis miedos; ocultos en la vereda del olvido, en el cofre de los misterios, en la guarida de las ilusiones.Añadir Anotación
Cantó el pájaro. Con el canto de la vida, con el canto de la muerte. Con sus labios celestiales; aquella virgen, adorada y amada; por la tierra, por el mar, por el sol y por el universo entero; suspiró eternamente, pronunciando estas palabras -¡Quilitl Atl! ¡Quilitl Atl! ¡Quilitl Atl! ¡Estaré siempre contigo! Alcancé a despertar de ese sueño arrullador para escuchar tan hermosa voz; que me transportó tan solo por algunos segundos a la tierra consagrada al amor y a la felicidad; el verdadero paraíso celestial.Añadir Anotación
Aún no acababa de terminar el susurro de su voz, cuando pareciese que por mandato divino; los tambores empezaron a sonar cada vez con mayor fuerza; al unísono y con una sola voz, se escuchó el repetir de sus palabras – ¡Quilitl Atl! ¡Quilitl Atl! Parecía que había fuego en sus voces, fuego que crepitaba, crecía y se expandía, en cada rincón del universo.Añadir Anotación
Las voces se apagaron y se marcharon; pero el fuego seguía vivo en sus enormes corazones. En el altar, solo quedamos, el guardián y yo. Un propósito superior existía, se podía sentir y casi se podía tocar, aunque no se pudiera ver; sus sueños parecían imposible de realizarse; pero ahora yo estaba firmemente convencido, de que ya nada era imposible; aún cuando soñaba a este pequeño gran hombre, integro y perfecto. Al imponerlo a la realidad, me persuadía de lo contrario y lograba hacer que mi opinión cambiara con respecto a el, de un momento a otro.Añadir Anotación
Ningún proyecto se vuelve mágico de la noche a la mañana, y en el proceso de la conversión puede agotar en gran medida al espíritu y al alma, hasta destruirla completamente. Le pregunté su nombre al guardián, y sin embargo, no acertó a responderme; se le olvidó por completo cualquier recuerdo de su vida anterior. Solo acertó a decirme que el estaba entregado por completo al Quilitl Atl. Me dijo que el Quilitl Atl, es el lugar que pisamos en este momento, y que este lugar es la tierra prometida; el espacio divino, considerado por muchos el paraíso; el recinto sagrado era el centro de la fé, el amor y la felicidad y que aquí era la fuente de todo poder.Añadir Anotación
Este recinto fue creado, con la sangre del amor, sus ladrillos son la fé y sus cimientos la felicidad. Me estremecí ante sus palabras, tan llenas de fuerza y tan llenas de paz. Me convenció de seguirlo a una llanura espesa, fría y seca. Diciéndome que aquellos que odiaban y destruían al Quilitl Atl; purgaban la condena del destierro de su espíritu, vagando por el desierto de los tormentos. Él estaba decidido a mostrármelo y yo no podía negarme a su propósito.Añadir Anotación
Caminamos por largo rato, el frío congelaba mis huesos y la espesa neblina nublaba mi vista. Jamás en mi vida imaginé que existiera tal lugar, cientos de escalofríos recorrían mi espalda y sentía un enorme nudo en la garganta. –Ay de mí, necesito algo de placer- Escuchaste eso, me dijo el guardián – Si lo escuché. Le aclaré que ya lo había escuchado anteriormente. Son almas que están recogiendo sus errores y sus pecados, cada grano de arena de este infinito desierto constituye cada uno de sus pecados y hasta que recojan toda la arena, serán liberados de su condena.Añadir Anotación
– ¿Quién eres, que buscas aquí; porqué hablas de nosotros y aspiras nuestra neblina? Con el señuelo del destino, nuestra suerte iniciaba a rodar al escuchar semejante voz, y por esto el guardián me replicó: tienes que hablar con él y le preguntas cual es el motivo de su tortura y si hay otros como él aquí. Resignado a hablar con este espíritu le dije - ¡Oh alma desconsolada y amortajada por las heridas del tiempo, que estás cumpliendo con tu larga condena, para volver de nuevo a otro nuevo universo, maravillosa y transformada, ante tu creador divino! Te daré la oportunidad de escuchar lo que tengo que decirte, si tú deseas aún seguirme. – Pues caminaré contigo solamente hasta donde me está permitido por mi verdugo- Me contestó. Y si la neblina y la humedad, nubla nuestra vista y nuestra razón; los demás sentidos serán de mucha utilidad para nuestro eterno viaje. Iniciamos la caminata y empecé rápidamente con la conversación – Yo voy de regreso a mi lugar de origen, donde la vida es presa de la muerte, he llegado hasta aquí gracias al Quilitl Alt y a la virgen candelaria, tal vez el eterno creador desea que yo viva en espíritu propio, lo amargo de la condena por un medio distinto de lo normal, quisiera saber quién fuiste en vida y dime también si hay mas almas como tú aquí, y que pecado han cometido para recibir semejante tormento, tu voz será el regocijo que necesita mi corazón para seguir adelante. – Heraclio Bernal fue mi nombre en vida, desterrado del fruto divino, por amar los defectos imperfectos del mundo, aborrecí la virtud y esclavicé al santo, y sí, hay otros como yo, entre ellos está Pilar Quintero, Lourdes Ayón, Rosalva Lizárraga, Kurt Cobain, Glen Benton, Bonifacio II, André De Montbard, José Martí, Brian Warner, Arthur Rimbaud, francisco rojo, Pío II y Juan Carrasco, que cometieron en vida, pecados más siniestros que yo.Añadir Anotación
Así me contestó, diciéndome al instante con voz de súplica –Cuando estés allá, entre los vivos y con el uso del poder de tu palabra, te pido que ruegues por mí, aún tengo la esperanza de que alguien eleve una plegaria por mí, para lograr alcanzar el descanso eterno. –Yo lo haré, no te preocupes. Le dije. Seguimos nuestro camino por lugares inimaginables, conocí tormentos espantosos y espíritus descarriados pagando su culpa, hasta llegar de vuelta al recinto sagrado y sentí gran alivio al pisar de nuevo esta tierra sagrada, cuando llegamos al centro, a un lado de la imagen, el fuego lo invadió todo. Asustado, pronto me di cuenta que estos no arrancaban ni atacaban mi carne, sino todo lo contrario, este fuego me abrazó, sin ningún calor, solo atacaba mi fuego interno con su combustión, y sentí mucha paz.Añadir Anotación
El guardián se despidió de mí, de una manera fugaz, acercándose el final, de nuestra travesía, ya no guardo imágenes de recuerdo en mi memoria, únicamente queda el eco de las palabras que escuché, pero aún en este instante siento latente su voz en mi corazón, En vida he sido Daniel castillo; en unos instantes más, el murmullo del viento y a la vez el universo entero; porque ya no caminaré entre ustedes. El ataúd me espera, con su soledad eterna.Añadir Anotación


OTREBOR

ENLACES
THE EVIL AND THE BALANCE
THE BEST EVIL
Otrebor, 12 de Junio de 2007
visitantes
Relato anterior (LA PINTURA Y EL LIBRERO)


Los mini relatos enviados por los ciudadanos dreamers son de "libre expresión", no expresan necesariamente las opiniones de dreamers.com, y están sujetos a las mismas reglas que los mensajes en los foros, especificadas en "© Copyright, responsabilidades y condiciones de uso en dreamers.com y el Universo Dreamers ®".
Si estás interesado en participar con tus artículos puedes hacerlo desde Ciudadanos Dreamers.
Buscar productos relacionados con QUILITL ATL


QUILITL ATL ... A GRITOS
Desde aquí puedes opinar sin cortarte un pelo.
  Envia un nuevo grito


Puedes gritar a tu aire desde aquí
(1)

Puedes incluir
estos minidreamys
en tu mensaje
  asombrao  anonadao  ADLO!  BAWHAHA  BAWHAHA con gafas  bigeyes  cabreao  chachi  chesire  uh! uh! mola!  DIOS MIO
  DIOSMIO con gafas  grito  me da igual  pos no se  sacando la lengua  santo  smilie  travieso  triste  un beso  yo no se na 
TAGS añadidos: Crear Spoiler poner en negrita poner en cursiva extraer mensaje como una cita poner como cita
Si quieres incluir algún Spoiler (información sobre el futuro de una serie o algo que una parte del foro lo mismo no quiere saber), marca con el ratón el texto a "ocultar" y presiona "SPOILER", esto generará los tags adecuados para ocultar el texto. Haz lo propio para marcar negritas o cursivas. Si quieres copiar en tu mensaje el mensaje al que respondes, dale a "citar". También puedes usar el estilo de las citas seleccionando el texto y dandole a "cita".
Ahora puedes subir imágenes con tu grito, si quieres pon aquí el fichero de la imagen (jpg o gif, 2mgbs max):
Si quieres incluir un enlace a otra página en tu Grito, pon aquí el Título y la URL (direccion) de la pagina:
(*) Si no pones ningún título, se generará uno aleatorio, o sea, puede aparecer cualquier cosa hehehe =)
 
- Volver a la pagina inicial de Relatos Dreamers -
Relato anterior (LA PINTURA Y EL LIBRERO)
© Copyright DREAMERS NETWORKS SL. Responsabilidades y Condiciones de Uso en el Universo Dreamers ®