«Anything can happen and it probably will» directorio 
Tan solo un pétalo más...

Relatos Dreamers

Moe lo vio una vez más aquel día lluvioso en el funeral. Sin embargo, aquella vez la imagen que le llegó de él fue de total y absoluto deterioro, de abandono y perdición. La imagen de alguien que ha perdido su alma y no siente fuerzas ni ganas para buscarla.
Moe descendió un poco más. Sabía que no podrían verla, así que no tomó muchas precauciones a la hora de acercarse. Se colocó justo tras él, quedando ambos separados del cúmulo de gente de ropas oscuras que se apiñaban cerca del ataúd, a punto ya de ser enterrado. Las palabras del cura les llegaban como un susurro en el frío viento, y los sollozos de los amigos y familiares pronto quedaron ocultos bajo el chapoteo de la lluvia.Añadir Anotación
Moe se mantuvo a las espaldas del joven hombre al que había estado observado durante horas, mirándolo con sus cristalinos ojos, sintiendo un cúmulo de emociones que no supo bien como definir. Tristeza, incomprensión, un poco de rabia…
él se mantenía con la cabeza gacha, dejando que la lluvia recorriese su cuerpo esbelto y empapase su sedoso cabello oscuro. Ya no le importaba nada.
Ella, por su parte, comenzó a notar una fuerte presión en el corazón. Una presión que no la dejaba sin aliento. Llevó una de sus blancas manos al pecho y agarró con su fuerza su blanco vestido.
“No es justo” pensó con amargura. Sin embargo la justicia no era algo que importara mucho en estas cosas. No tenía jurisdicción en el curso natural de la vida. Las luces se encienden y se apagan, y, a veces, por mucho que se proteja a la llama, está dejará de brillar irremediablemente al consumirse la mecha.Añadir Anotación

El hombre levantó entonces la mirada. Moe no pudo verle el rostro, ya que aun se encontraba a sus espaldas, pero supuso que sus lágrimas se hallarían mezcladas entre las numerosas gotitas de lluvia que le surcaban la cara. Se mantuvo mirando al cielo durante unos minutos, y justo cuando sonó en la lejanía el débil “amén”, que daba fin al funeral, él se dio la vuelta.Añadir Anotación
Cuando Moe lo vio, notó como su corazón volvía a encogerse y se agarraó con más fuerza la camisa en el pecho. El bello rostro que meses atrás se mantenía altivo, jovial y mostraba aquella sonrisa optimista ante cualquier patada que recibía de la vida, ahora se encontraba encharcado en un mar de lágrimas y lluvia, y sus ojos, negros y brillantes, ahora estaban apagados y bordeados por oscuras sombras, prueba de un profundo sufrimiento y cansancio.Añadir Anotación
Moe quiso entonces tocarlo. Abrazarlo. Susurrarle que siguiera teniendo fe, decirle que llorara en sus brazos… pero se contuvo. Cerró fuertemente los ojos y dejó que él pasara por su lado, ignorándola, dado que no la podía ver.
Ella tuvo que hacer un gran esfuerzo por resistir el deseo de echarse en sus brazos, de consolarlo... pero sabía que mostrarse tan solo le haría más daño. Tan solo le sumergiría más en el dolor... Ahora ella quedaba fuera de su vida. Lejos, muy lejos… y para siempre.Añadir Anotación

Moe abrió de nuevo de los ojos, y quedó mirando hacia donde minutos antes se había agrupado el grupo de gente. Ahora ya no quedaba nadie. El ataúd había descendido, y tan solo quedaba aquella fría lápida gris, adornada con un sencillo ramo de margaritas. Margaritas…Añadir Anotación
Se acercó lentamente a la tumba. No leyó la inscripción, no le hacía falta. Se arrodilló junto la lápida y acarició las flores. Notó como una lágrima le recorría el rostro. Tal vez fuese un acto fuera de lugar, pero no escondió aquella lágrima, al igual que él no escondía las suyas. Moe cogió con cuidado una de las flores. Una margarita… una flor tan bella... como mentirosa.Añadir Anotación
Entonces, con un sobresalto, Moe recordó algo. Algo muy, muy importante. Tal vez la única razón por la que ella se encontraba allí en ese momento. En ese instante. Junto a aquella lápida.
La chica agarró con fuerza la flor, se irguió y buscó con la mirada, casi frenéticamente. Localizó el camino, y sin echar una última mirada a la tumba echó a correr.

Encontró a aquel joven minutos más tarde, apoyado de espaldas en un ciprés, con las manos en los bolsillos y con la mirada baja. Pero ya no lloraba. Moe suspiró de alivio al verlo allí, y sonrió. Sonrió de corazón.

Las velas se apagan –pensó para sí- pero lo que tiempo atrás iluminaron no desaparece, aunque quede a oscuras…

Con cuidado, se situó detrás del ciprés y, despacio, colocó con cuidado la margarita en el suelo, al lado del hombre que en ese momento se dejaba de apoyarse en el árbol y se pasaba una mano por el mojado rostro. Pero aquella margarita no estaba intacta… aquella margarita era ya mucho más que una simple flor. Era un mensaje. Su último mensaje. Ella emitió una triste sonrisa, y se fue, pasando muy cerca del hombre de negros cabellos. La última imagen que vio fue la de él descubriendo la flor, agacharse lentamente, alagar su mano para recogerla…Añadir Anotación



y sonreir.

Aquel día lejano, ambos nos encontrábamos sentados en el jardín del hospital en donde te conocí. Hablando y riendo. Por aquel entonces ya no tenías cabello, pero a mi no me importaba. Tu sonrisa iluminaba todo mal que me ocurriera, toda tristeza que me amenazara o cualquier golpe que la vida me diera.Añadir Anotación
Recuerdo que señalaste una pequeño campito de flores. Un campo de margaritas.
- Son preciosas, ¿no crees?.
Yo me levanté entonces y cogí una de ellas. Te miré con una sonrisa que te hizo ruborizar. Y empecé a quitar los pétalos de la flor lentamente…
- Me quieres…- y quité un pétalo- no me quieres- y otro más cayó al suelo.
Tu empezaste a reír y a decirme que me dejara de chiquilladas, pero a mi me daba igual. Te estabas riendo, aunque fuera de una cosa tan tonta como aquella, pero estabas riendo.
- … Me quieres- y entonces me detuve, y miré con disgusto a aquella margarita. Quedaba tan solo uno de los pétalos.
Con un suspiro, dejé la flor.
- Así que no me quieres nada, ¿eh? Mala persona…
Tu sonreiste con ternura, y me cogiste de la mano. Entonces fuí yo el que se sonrojó.
- Las margaritas son flores muy bellas –explicaste mirando al compo…- al igual que mentirosas. Esta flor debería tener...


Ivan se encontraba entonces frente a la lápida. Observó durante unos instantes la inscripción, y luego, son una triste sonrisa, observó la flor que tenía en sus manos y que, minutos antes, había encontrado cerca de un ciprés.
Una margarita con un solo pétalo.
Ivan acarició una vez más el ramo que descansaba sobre la tumba. Las había contado varias veces, pero ya no se molestó en volver a comprobarlo. Faltaba una flor. Tan solo una.
Con un suspiro, se incorporó. Observó unos segundo más aquella margarita de un solo pétalo, y reprimió una lágrima.
Tras guardar la flor, dio media vuelta y se alejó lentamente.

- Las margaritas son flores muy bellas –explicaste mirando al compa…- al igual que mentirosas. Esta flor debería tener…

- …Tan solo un pétalo más. - susurró mientras atravesaba los portones del cementerio. Se volvió por última vez, y observó aquel deprimente y gris paraje. Y con un último suspiro, se despidió.
- Gracias, Moe.Añadir Anotación


Mirian F2 (aka Deedlit, la elfa mutante)

ENLACES
Gothic Paranoid
Deedlit, 25 de Agosto de 2005
visitantes
Relato anterior (El Buen Ladrón)


Los mini relatos enviados por los ciudadanos dreamers son de "libre expresión", no expresan necesariamente las opiniones de dreamers.com, y están sujetos a las mismas reglas que los mensajes en los foros, especificadas en "© Copyright, responsabilidades y condiciones de uso en dreamers.com y el Universo Dreamers ®".
Si estás interesado en participar con tus artículos puedes hacerlo desde Ciudadanos Dreamers.
FaceBook Twitter Google Meneame Email


Tan solo un pétalo más... ... A GRITOS
Desde aquí puedes opinar sin cortarte un pelo.
Hay 3 gritos en total
  Envia un nuevo grito
que ondaaaaaaaaa
victor desde bogota -- Viernes, 10 de Febrero de 2006 a las 04:04.
.201.244.224.49 | corporativos244224-49.etb.net.co
un saludo a todas las personas que les gusta el anime y las que son originales y busco amigos en la red
SALUDOS
estefania desde DF , MEXICO -- Miércoles, 25 de Enero de 2006 a las 01:03.
.201.128.151.50 | dsl-201-128-151-50.prod-infinitum.com.mx
++QUIERO CONOCER AMIGOS DE DONDE SEA PERO QUE NO SEAN PAYASOS Y PUEDA CONTARLES TODO

i++
foros:Mr Dreamy personal
ciudadano dreamers 2890 nivel 1
"Mire que dar una fiesta y no invitarme... He estado a punto de no venir"
Noe Izumi -- Lunes, 26 de Diciembre de 2005 a las 22:16.
.85.155.134.31 |
Que bonito, jolines...


Puedes gritar a tu aire desde aquí
(1)

Puedes incluir
estos minidreamys
en tu mensaje
  asombrao  anonadao  ADLO!  BAWHAHA  BAWHAHA con gafas  bigeyes  cabreao  chachi  chesire  uh! uh! mola!  DIOS MIO
  DIOSMIO con gafas  grito  me da igual  pos no se  sacando la lengua  santo  smilie  travieso  triste  un beso  yo no se na 
TAGS añadidos: Crear Spoiler poner en negrita poner en cursiva extraer mensaje como una cita poner como cita
Si quieres incluir algún Spoiler (información sobre el futuro de una serie o algo que una parte del foro lo mismo no quiere saber), marca con el ratón el texto a "ocultar" y presiona "SPOILER", esto generará los tags adecuados para ocultar el texto. Haz lo propio para marcar negritas o cursivas. Si quieres copiar en tu mensaje el mensaje al que respondes, dale a "citar". También puedes usar el estilo de las citas seleccionando el texto y dandole a "cita".
Ahora puedes subir imágenes con tu grito, si quieres pon aquí el fichero de la imagen (jpg o gif, 2mgbs max):
Si quieres incluir un enlace a otra página en tu Grito, pon aquí el Título y la URL (direccion) de la pagina:
(*) Si no pones ningún título, se generará uno aleatorio, o sea, puede aparecer cualquier cosa hehehe =)
 
- Volver a la pagina inicial de Relatos Dreamers -
Relato anterior (El Buen Ladrón)
© Copyright DREAMERS NETWORKS SL. Responsabilidades y Condiciones de Uso en el Universo Dreamers ®