«Anything can happen and it probably will» directorio 
Entrevista a Lem Ryan

Artículos de la redacción Dreamers


Equipo Sirius acaba de publicar la novela “Nueva Era” de Lem Ryan, un autor ausente de las librerías durante muchos años. Buen momento para charlar con él

imagen de Entrevista a Lem Ryan

D: ¿Quién se esconde detrás del pseudónimo Lem Ryan?

No creo que “esconderse” sea la palabra. El seudónimo era algo esencial en el mundo de los bolsilibros, un requisito que las editoriales exigían en aras de la comercialidad de sus productos. Para decirlo con más claridad: en este país existe un complejo que nos impide compararnos en igualdad de condiciones con lo que viene de fuera, y aún menos con el mundo anglosajón. Sucedía hace veinte años y sigue sucediendo, en todos los ámbitos. Así que los autores nos veíamos obligados a firmar nuestras obras con nombres que sonaran a inglés, y lo jodido es que funcionaba. Las cifras de ventas lo demostraban. Ahora la gente se maravilla cuando libros como “La catedral del mar” alcanzan el millón de ejemplares, y sin embargo muchos bolsilibros lo superaron.Añadir Anotación

Respecto a la identidad que hay tras “Lem Ryan”, no existe secreto alguno. Mi nombre verdadero está en decenas de anales, en internet y fuera de él, con información que incluso a mí me sorprende que haya trascendido. Básicamente soy una persona normal y corriente a la que de vez en cuando le gusta sentarse a escribir lo que le pasa por la cabeza.Añadir Anotación

D: ¿Cuales eran tus lecturas favoritas antes de meterte a escribir novelas?

Pues lo que solía leer cualquier muchacho preadolescente en aquella época: cómics de superhéroes sobre todo, y por supuesto también bolsilibros. Debí leer cientos, sino miles, de ambas cosas. Cada día iba a un local muy cercano a la casa de mis padres donde se podían cambiar libros y tebeos usados y me pillaba un par de cada como mínimo, que me duraban hasta el día siguiente, y vuelta a empezar. Así me inicié en la lectura, que luego me llevó hacia obras de –por llamarlas de alguna manera- mayor envergadura. Es lo que tiene la madurez, pero la verdad es que la diversión que me proporcionaban aquellos tebeos y aquellas novelitas de a duro no la he encontrado en ningún otro sitio.Añadir Anotación

D: Tu carrera literaria se inició en pleno ocaso del mercado de los bolsilibros. ¿Qué recuerdas de aquella época?

Que me lo pasé teta, y que lamenté muchísimo que se acabara. Imagínate: era un niño que hacía lo que más le gustaba y encima me pagaban por ello. Mis obras estaban en todos los quioscos del país, junto a las de mis escritores preferidos, e incluso cruzaban el charco. Tuve mucha suerte, aunque también es cierto que luego la balanza se decantó del otro lado. Debe ser una ley cósmica, la del equilibrio tal vez, o la de la gravedad, por aquello de “todo lo que sube baja”.Añadir Anotación

D: ¿Porqué ha pasado tanto tiempo desde que fuera publicado tu último bolsilibro, hasta que ha sido publicada “Nueva Era”?

Porque tras la crisis que sufrió el sector editorial tras la debacle de Bruguera tuve que replantearme mi vida. Lo mismo le sucedió a la inmensa mayoría de autores de bolsilibros, que sencillamente desaparecieron del panorama literario. Además en mi caso concreto coincidió con mi ingreso en filas y cuando el ejército me soltó tuve que enfrentarme a una dura realidad: no sólo ningún editor se atrevía con los bolsilibros, tampoco con los géneros, salvo tal vez la novela negra, e incluso así sólo una minúscula élite conseguía abrirse paso. Presentar escritos de ciencia ficción significaba que inmediatamente la editorial en cuestión te devolviera el original sin haberlo leído siquiera, y de nada servía el currículum. Ni siquiera a través de uno de los mejores agentes literarios del mundo como es Carmen Balcells, que se interesó por dos de mis novelas, pude romper el muro de miedo y cautela que había en todas partes, y los concursos nunca me han dado buena espina. Así que, sencillamente, colgué la pluma. Si no podía escribir lo que me gustaba, no valía la pena escribir nada.Añadir Anotación

Sin embargo, a pesar de eso la literatura siempre ha estado a mi lado, atrayéndome con su canto de sirena, y en cuanto me descuidaba me encontraba pensando “esto daría para una novela” o me veía tecleando en el ordenador sin saber muy bien lo que hacía, empezando historias que luego el desánimo me hacía abandonar. Supongo que nos pasa a todos los que tenemos este gusanillo dentro: crece y crece royéndote por dentro si no lo dejas salir. Era sólo cuestión de tiempo que volviese.Añadir Anotación

D: En un mercado saturado de novelas de “misterios histórico-esotéricos” ¿puede decirnos qué puede aportar esta novela?

Eso debe decidirlo el lector, que es al fin y al cabo el único juez válido. Mi intención era dar una vuelta de tuerca, explorar otras alternativas proporcionando a esas temáticas un enfoque más fantástico, que aunque debería ser parte consustancial desde hace mucho tiempo –después de todo esos relatos se basan sobre todo en leyendas, y en ellas la imaginación popular juega un papel importantísimo- sin embargo, por extraño que parezca, no lo es. Si hay algo original en “Nueva Era” probablemente sea eso, que se sumerge sin prejuicios en los terrenos de la fantasía a partir de hechos históricos y mitológicos. Después de todo, si se escribe sobre algo tan fantástico como el Grial, ¿qué otra cosa se puede pretender?Añadir Anotación

D: Nuestro pasado más oculto ocupa gran parte de las páginas de la novela, ¿qué fue real y qué partes son ficción, algunas veces inspiradas por hechos reales?

Toda leyenda tiene una base real, aunque se encuentre tan tergiversada que apenas resulte reconocible. Hoy día sabemos que Troya existió gracias a que Heinrich Schliemann exploró más allá de las leyendas que glosó Homero, y muchos historiadores ven en Amenofis IV (Akhenaton) el germen que pudo dar lugar a la figura bíblica de Moisés. La civilización minoica está prácticamente considerada ya como el origen del mito atlante. Recordemos que el pensamiento antiguo no era igual que el nuestro. Lo que para nosotros es un terremoto, un fenómeno que comprendemos como el resultado de las tensiones tectónicas, para los aqueos micénicos debía representar la ira de sus dioses subterráneos, y naturalmente intentaban comprender el porqué de tanta furia. Así que debemos entender que los mitos no son más que parábolas tras las que se oculta una verdad, vista a través de los hombres de su tiempo y luego deformada aún más por los que la trasmitieron a lo largo de los siglos.Añadir Anotación

Para comprenderlo sólo tenemos que contar algo que nos haya pasado a alguien, pedirle que lo propague y comprobar luego cómo ha evolucionado nuestra historia. El resultado final puede ser increíble, y si eso sucede entre sólo unas pocas personas y en un corto espacio de tiempo, ¿en qué podrá haberse convertido algo sucedido hace miles de años?Añadir Anotación

D: Además de mitología histórica, los mitos de Cthulhu están muy presentes en la historia. ¿En qué medida han influido los escritos de Lovecraft en tu obra?

Lovecraft siempre me ha fascinado. Nadie como él ha sabido reflejar los miedos atávicos, el terror profundo a lo desconocido que permanece arraigado en nuestros propios genes. El término “Terror Cósmico” creo que lo define perfectamente: la indefensión ante un universo que no comprendemos, ante fuerzas que no podemos explicar. Son los mismos miedos que debió sentir el hombre primitivo, tanto más intenso a medida que su intelecto le hacía más consciente de lo poco que sabía. Y sus Mitos, aunque luego estropeados tras el intento de estructuración que realizaron sus seguidores, tienen desde sus inicios la complejidad de las auténticas mitologías, lo que denota los conocimientos que sobre éstas tenía.Añadir Anotación

Hace mucho tiempo, en el ámbito de los bolsilibros, ya escribí una historia típicamente lovecraftiana, aunque situada en un marco de ciencia ficción. Se titulaba “Sombras del caos” y narraba el descubrimiento de un planeta en el que habitaron los Primordiales. Y no tardando mucho saldrá al mercado una nueva novela cuyo tema principal es el Necronomicón, o sea que sí, los escritos de Lovecraft han influido mucho en mi obra.Añadir Anotación

D: ¿Va a haber más novelas ambientadas en el universo de “Nueva Era”?

No me gusta plantearme futuribles, y tampoco revelar datos de las cosas en las que trabajo. En principio “Nueva Era” nació con la intención de ser única y no tener continuación, pero es cierto que las tramas que se desarrollan en ella son susceptibles de ampliarse y los personajes tienen el suficiente atractivo como para ser desarrollados más profundamente. De momento ni descarto ni afirmo nada.Añadir Anotación

D: ¿Cual es la diferencia entre escribir un bolsilibro y una novela de mayor envergadura, como esta?

¿Salvo la longitud? Yo no veo ninguna. Si dijera que el tiempo empleado en su escritura, o la documentación manejada, estaría faltando a la verdad, ya que nada impedía a un bolsilibro estar muy documentado y en algunos de mis últimos trabajos para Bruguera también invertí mucho tiempo. Si dijera que un bolsilibro se hacía pensando en un tipo de lector distinto tampoco sería cierto, y además resultaría injusto. Para los lectores, para la memoria de los bolsilibros y para mí mismo. No, me parece que la limitación más grande que tenían los bolsilibros era su extensión: había muy poco margen.Añadir Anotación

D: También has trabajado en el mundo del cómic ¿volverías a trabajar en este medio?

No lo descarto, pero por ahora ni pienso en ello. No me seduce tener que depender de que alguien termine lo que yo empiezo.

D: Y, en cuanto a novelas, ¿puedes adelantarnos cuales van a ser tus próximos proyectos?

Pues algo ya he dicho anteriormente: de momento está en cartera “La Frati Nigra”, una historia con el Necronomicón como eje central, muy en la línea de “Nueva Era”, y también hay un proyecto de reeditar algunos de mis viejos bolsilibros. Y ya estoy trabajando en algo nuevo.Añadir Anotación

D: Eso es todo, hasta una próxima entrevista.

Encantado de haber charlado con vosotros. Un abrazo a todos.Añadir Anotación

Entrevista realizada por José Luis Mora
jmazarias@dreamers.com

ENLACES
Página web de Lem Ryan
Equipo Sirius
DCFan, 10 de Abril de 2007
visitantes
Buscar productos relacionados con Entrevista a Lem Ryan


© Copyright DREAMERS NETWORKS SL. Responsabilidades y Condiciones de Uso en el Universo Dreamers ®