Web para la Defensa de los Juegos de Rol

                         

                             Caso cerrado.

 

En junio de 1994 España se estremeció al conocer los detalles de un horrendo crimen. Dos jóvenes, Javier Rosado y Félix Martín, habían acabado a puñaladas con la vida de Carlos Moreno en una parada de autobús de Madrid.

Casi todos los medios de comunicación dieron por sentado que esta atrocidad ocurrió en la "fase final" de una partida de rol.

Sin embargo, cuando se examinaron los trágicos sucesos de aquella noche, pronto quedó patente que nada tuvieron que ver con ningún juego de rol.

Así lo indica el dictamen unánime de los magistrados del Juzgado de Instrucción número 5 de Madrid que juzgaron el caso. La sentencia del Tribunal Supremo STS 632/98 de 25/06/1998, Sec. 2ª, P. Pte. Granados Pérez, Carlos, rec.568/97 desestima un recurso de casación interpuesto por Javier Rosado y ratifica como hecho probado que "el procesado Javier en fecha no concretada del año 1994 decidió superar tanto la forma lúdica documentada en fichas, como la de la escenificación para materializar en el mundo de la realidad física un plan consistente en dar muerte a una persona [...]".

Está claro para el Tribunal que los actos realizados por Rosado y Martín el 30 de abril de 1994 no tuvieron nada que ver con los juegos de rol, tanto en su variante "de mesa" como "en vivo".

De hecho, el debate entre los peritos durante el juicio nunca tuvo como tema estos juegos, al ser del todo irrelevantes para el caso. Por el contrario, todo giró en torno a si Javier Rosado era un esquizofrénico paranoide o si sufría un trastorno disociativo de la identidad o si, por el contrario, era un psicópata sádico. Finalmente, esta última resultó ser la condición de Javier Rosado, según el veredicto unánime de los magistrados.

Entre los psiquiatras que entrevistaron a Javier Rosado se encontraba José Antonio García-Andrade, titulado en Pediatría, Cirugía General, Tisiología y Medicina Forense. García-Andrade fue también el forense que realizó la autopsia del cuerpo de Carlos Moreno. Su opinión sobre los juegos de rol está recogida en su libro Crímenes, Mentiras y Confidencias: "Este es un juego que favorece la fantasía y la fabulación, pero dentro de un contexto lúdico, no criminal".

El alcance y el interés que llegó a adquirir el caso atrajo el interés de especialistas de todos los campos. El periodista Carlos Berbell y el criminalista Salvador Ortega, colaboradores habituales de Antena 3 TV, Tele 5 y otros medios, coinciden en que el origen de este asesinato no estuvo en un juego de rol. En su estudio Psicópatas criminales describen cómo Javier Rosado había iniciado una escalada de violencia en la que sólo tenía cabida el ansia por matar.

"En su mente germinaba la segunda operación, pero esta vez quería salir con todos ellos 'a matar como experiencia y como reto para superar la moral'. Nada de juegos de rol, nada de Razas. Porque sí." (Berbell y Ortega, 2003. Pg. 310)

Manuel Marlasca y Luis Randueles, prestigiosos periodistas de investigación de la revista Interviú, opinan del mismo modo en su obra Así son, así matan:

"Si bien los detenidos eran aficionados a este tipo de entretenimiento, por lo general inofensivo, la muerte de Moreno no estaba vinculada al rol, sino que fue consecuencia de las ansias de matar de un tipo -Rosado- con la cabeza llena de pájaros y de la fragilidad de voluntad de su mayor adulador -Félix, que entonces tenía 17 años-." (Marlasca y Rendueles, 2002. Pg.79)

Tanto García-Andrade como Marlasca y Randueles coinciden también en que el principal inculpado, Rosado, despreciaba los juegos de rol. Según García-Andrade, Rosado "asegura que sólo jugó en dos ocasiones, y que nunca acabó las partidas. Como ya hemos dicho, jugaba a lo que llamaba Razas". Marlasca y Randueles citan textualmente una frase de Rosado que no deja lugar a dudas: "El rol me repugna. Sólo he jugado a Razas."

Razas era el título del "juego" diseñado por Javier Rosado, que describe su "obra" en los siguientes términos:

"Es un juego inventado por mí, en el que no interviene el azar. Por eso se juega sin dados. Es un juego de estrategia. El tiempo no existe, el acto carece de importancia, eso da igual, la persona carece de importancia." (García-Andrade, 2001. Pg. 19)

Cualquier parecido de Razas con un juego de rol es pura coincidencia: en la inmensa mayoría de los juegos de rol existe un elemento de azar, y la estrategia cede su protagonismo a la interpretación. Además, el transcurso del tiempo y las acciones de los personajes no sólo no carecen de importancia, sino que forman la misma esencia del juego. Resulta difícil comprender cómo el "pasatiempo" de Rosado se ha podido confundir con los juegos de rol.

Lamentablemente, el crimen de Rosado generó en la sociedad un sentimiento de rechazo hacia los juegos de rol. Por ello en el año 2000 la Fiscalía de Menores de Madrid instó al Defensor del Menor de dicha comunidad la elaboración de un informe sobre los efectos sociales y cognitivos de la práctica de los juegos de rol en los menores de edad.

Dicho informe fue confiado al Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid. Se examinaron casi trescientos cincuenta jóvenes, llegándose a la conclusión de que "el desarrollo social y cognitivo de los adolescentes que juegan al rol es similar al que presentan los menores que no practican este tipo de juegos".

El Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid concluye su informe declarando que

"La eliminación de estereotipos negativos y el énfasis en sus rasgos positivos per­mitiría convertir los juegos de rol en una valiosa herramienta de intervención social con ado­lescentes para la promoción activa de actitudes y conductas positivas relacionadas con la tole­rancia, la coeducación, la educación para la paz, la prevención de conductas asociales, etcétera." (Jodar y Jiménez, 2000. Pg. 5032)

En resumidas cuentas, todos los que se han acercado a este espantoso asesinato con seriedad y serenidad han llegado a la misma conclusión: No tuvo nada que ver con los juegos de rol. Los especialistas que entrevistaron a Javier Rosado constatan además que no sólo no era un jugador habitual de rol, sino que aborrecía profundamente estos juegos.

Lo que es más, todos los que han acercado a estos juegos han llegado a la conclusión de que su práctica es una afición inofensiva, que incluso puede llegar ser una herramienta educativa. Como dijo en una ocasión el miembro de la Real Academia de la Lengua Arturo Pérez-Reverte,

"El juego de rol como tal, avanzado, consiste en un universo alternativo creado por la imaginación, donde la inteligencia, la inventiva, la capacidad de improvisación, son fundamentales. Los juegos de rol bien planteados y dirigidos estimulan, educan y permiten ejercitar facultades que en la vida real quedan coartadas u oprimidas por el entorno y las circunstancias. La práctica de los juegos de rol proporciona a menudo aprendizaje, destreza, y una legítima evasión muy parecida a la felicidad." (Pérez-Reverte, 1994)

Por todo ello, es hora de empezar a comprender que la realidad de los juegos y los jugadores de rol no tiene nada que ver con la locura y el crimen. Por el contrario, jugar al rol es desarrollar la creatividad en un entorno de cooperación y diálogo.




Esteban García, Marcos Pastor, José Luis Villarig, Pablo Giménez, Jesús Maroto y la Comisión de Documentación y Traducción de Homo Ludens.

Consultas bibliográficas

García-Andrade, José Antonio. Crímenes, mentiras y confidencias. Ed. Temas de Hoy. Madrid, 2001. ISBN: 84-8460-092-0.

Barbell, Carlos; Ortega, Salvador. Psicópatas criminales. Ed. La Esfera de los Libros. Madrid, 2003. ISBN: 84-9734-088-4.

Jodar, Esteban; Jiménez, Vecina. "Síntesis del estudio sobre los efectos psicosociales de los juegos de rol en el desarrollo social y cognitivo de los menores". Boletín Oficial de la Asamblea de Madrid, nº 46 (14 de junio de 2000). Pgs. 5024-5032.

Marlasca, Manuel; Randueles, Luis. Así son, así matan. Ed. Temas de Hoy. Madrid, 2002. ISBN: 84-8460-178-1.

Pérez Reverte, Arturo. "Homo Ludens" (publicado en "El Semanal" el 26 de junio de 1994). Fuente: Ibáñez, Ricard. El juego de rol del Capitán Alatriste. Ed. Devir Iberia, Barcelona, 2002. ISBN: 84-95712-39-3.

STS 632/98 de 25/06/1998, Sec. 2ª, P. Pte. Granados Pérez, Carlos, rec.568/97.
 

Que son los Juegos de Rol
¿Qué son los Juegos de Rol? 

Articulos Diversos
Artículos y Noticias Relacionadas

Enlaces de Interés
Enlaces a otras páginas

Esta sección recoge artículos de opinión diversos realizados por diferentes autores. Dichos artículos reflejan unicamente la opinión de su autor y no tiene por qué coincidir con la del Webmaster o la de los miembros de la Lista "DefensaDelRol"
Webmaster: Marcos Pastor Calvet / Fecha de Ultima Actualización: 02/02/05